Opinión - 03/12/18 - 12:00 AM

¿Tienen un perfil de eficiencia los ministros de Estado?

Por largos periodos de gobierno se seleccionan ministros procedentes de un círculo político, de confianza y amigos. No podemos medir la eficiencia de nuestros ministros porque no hay un sistema garante y de evaluación que pueda medir el cumplimiento de las actividades.

Panamá necesita un nuevo sistema para seleccionar sus ministros, basado en competencias técnicas, formación y experiencias.
ETIQUETAS: Ministerio de Educación | Ministerio de Salud | seguridad | Ministerio de Obras Públicas
Pablo Alexis Poveda | [email protected] |

Como definición clásica, el perfil de eficiencia es hacer las cosas bien desde el principio, evitando errores, desperdicios y ejecutando oportunamente.

Luego de leer varias veces esta definición, llego a la conclusión de que tenemos una falencia en la cartera actual de ministros.

Por largos periodos de gobierno se seleccionan ministros procedentes de un círculo político, de confianza y amigos.

Esto afecta enormemente la calidad y el buen proceder de cada ministerio.

Actualmente, ministerios como el de Educación, de Obras Públicas, de Salud, de Seguridad son los más criticados por su forma de proceder.

VEA TAMBIÉN: Martinelli: un juicio sospechoso

Un jefe de cartera o ministro debe ser un líder dentro de la organización.

Una persona de entera confianza y que impulse el desarrollo del ministerio que representa.

Hoy día contamos con personas que llegan a los puestos por recomendaciones o exigencias del Ejecutivo.

En ocasiones, dudamos del perfil competitivo de cada ministro, su preparación académica y su experiencia.

¿Pero qué hay del perfil competitivo?

¿Sus habilidades directivas?

¿Su eficiencia y eficacia al ejecutar su función?

Todas las respuestas apuntan a lo mismo.

No están calificados al 100%.

Un ministro debe estar comprometido con su entidad, y el país debe velar por el cumplimiento de los objetivos y metas del ministerio.

Debe ser un líder y mediador entre la entidad que representa y las exigencias de los ciudadanos. Deben ser garantes de las ejecuciones del presupuesto y evitar a toda costa la corrupción en su entidad. Parte del problema radica en la falta de ética profesional.

Son personas seleccionadas por decisiones personales o caprichos, todo menos un mérito experiencial.

Si nuestro perfil de ministros contase con la formación debida o existiese un plan de desarrollo, tanto académico como ético, nuestro crecimiento como nación tendría rumbo. 

VEA TAMBIÉN: Maestro de maestros

No podemos medir la eficiencia de nuestros ministros porque no hay un sistema garante y de evaluación que pueda medir el cumplimiento de las actividades.

En las empresas privadas los colaboradores trabajan bajo el principio evaluativo y de metas a cumplir.

Entonces, ¿por qué no podemos, de igual manera, evaluar el desempeño de nuestros ministros?

Panamá necesita un nuevo sistema para seleccionar sus ministros, basado en competencias técnicas, formación y experiencias.

Se debe desarrollar una escuela de directivos donde se les prepare y desarrolle un verdadero perfil de eficiencia.

Exhorto a todos los jóvenes profesionales y futuros ministros a prepararse; no solo académicamente, sino también como líderes.

La eficiencia de los procesos, la honestidad, puntualidad, transparencia, empatía y el compromiso deben ser sus pilares.

De esta forma nuestro país podrá alcanzar realmente un desarrollo competitivo.

Estudiante de Maestría de la Universidad Interamericana de Panamá (UIP).