Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Opinión - 11/6/19 - 12:00 AM

Sociedad en riesgo

La actitud del ciudadano de no denunciar a los delincuentes, es para no meterse en problemas y evitar ser una víctima más.

Muchos ciudadanos honestos y acostumbrados a la paz social, vemos con preocupación la crítica situación sobre la falta de valores que impera en la sociedad. Una comunidad confundida por la corrupción gubernamental y el clásico pensamiento del "juega vivo". Ya no es seguro salir a la calle. Cada día que pasa, las personas se sienten más inseguras e invierten mucho dinero en cámaras y sistemas de seguridad para sus viviendas, locales comerciales y automóviles. "Donde quiera te espera lo peor".

En los últimos años varias personas han sido asesinadas en restaurantes ubicados, incluso, en las zonas comerciales que se pensaban eran las más seguras. Ahora son las más vulnerables. Realmente vivimos en una verdadera "selva de cemento".

VEA TAMBIÉN Plan Nacional de Seguridad Hídrica

Muchas personas insensibles, en vez de auxiliar a otras que se encuentran lesionadas en hechos de tránsito, lo que hacen es filmar los últimos hálitos de vida de las víctimas. Lo peor es que, el video con las imágenes sangrientas se populariza en las redes sociales. Por otro lado, los medios de comunicación social le dan el visto bueno y lo publican en los noticieros todo tipo de información sensacionalista que aparece en las redes. Después que su contenido tenga rating, no importa el daño social que cause.

También vemos videos que son captados por las cámaras de seguridad de abarroterías, donde los delincuentes llegan como "Juanito Alimaña", sacando un revolver sin preocupación", apuntando a los tienderos y clientes para robarles. Luego "salen como el viento en su disparada y aunque ya lo vieron, nadie ha visto nada".

VEA TAMBIÉN ¿Presentaron los profesores una terna?

La actitud del ciudadano de no denunciar a los delincuentes, es para no meterse en problemas y evitar ser una víctima más.

Es probable que la policía haya capturado alguno de estos mafiosos. Pero, siempre pasa lo mismo. Lo ponen en manos de las autoridades competentes y "si lo meten preso sale al otro día" y no precisamente porque "un primo suyo está en la policía", sino porque el confuso y deficiente Sistema Penal Acusatorio sigue siendo garantista y protector de la delincuencia y no de las víctimas.

Tenemos muchos años en esta situación y creo que es tiempo de que hayan aprendido a desarrollar su trabajo de forma eficiente.

Hemos llegado a los extremos donde las unidades policiales no quieren hacer turnos en las calles. Las amenazas de los pandilleros están a la orden del día. Y no se trata de que el uniformado tenga miedo. Algunos consideran que es preferible no poner en riesgo su vida ni la de su familia.

Quizás entre ellos "todos lo comentan, pero nadie los delata". Sabemos que las leyes panameñas tienen muchos vacíos. Una frase muy común es "si le disparo a un delincuente, quedaré bajando y subiendo escaleras y hasta preso quedo".

Ya ni los policías jubilados están seguros. "La gente le teme" a la delincuencia organizada, "porque es de cuidado, pa' meterle mano, hay que ser un bravo"

Ya, ni los periodistas que cubren crónica roja se salvan. Algunos de ellos se han visto amenazados por los familiares y abogados de los enjuiciados. En estos casos, los periodistas deben tener cuidado de las fotos o videos que publiquen. Sacar el rostro de un capo de la mafia, les pude costar la vida . Aunque parezca de película, en Panamá ya hemos llegado a ese punto de incertidumbre. Estamos llenos de, "fieras salvajes, cómo no".

Probablemente cuando Héctor Lavoe y Willie Colón, grabaron en 1982 la canción "Juanito Alimaña", quizás eran pocos los delincuentes de barrio que existían y todos los conocían. Ahora, nadie los conoce y es posible que por eso la gente se sienta más insegura en las calles. ¿Qué hacemos?