Judicial - 31/10/18 - 11:30 AM

Caso David Cosca: Teoría de la conspiración para no afectar la JMJ

Según la jurista el MP declarará causa compleja para evitar la audiencia intermedia donde se conocería parte del expediente. Esa cita judicial coincide con la celebración de la JMJ.

Caso David Cosca: La abogada Sarai Blaisdell asegura que el MP quiere mantener la reserva del caso para no perjudicar la JMJ. Foto: Panamá América.
ETIQUETAS: David Cosca | Hotel El Panamá | Iglesia católica | Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses | Jornada Mundial de la Juventud | Ministerio Público | JMJ2019

La abogada Sarai Blaisdell contó a Panamá América que el caso del asesinato de Eduardo Calderón, ocurrido el 7 de julio en el hotel El Panamá, va más allá de un simple homicidio.

La jurista, quien está a cargo de la defensa legal de Valentín Calderón, asegura que la Fiscalía Superior Metropolitana busca inculpar de alguna forma a su cliente.

En su argumento sostiene que todo parece tratarse de un plan muy bien orquestado para que la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) no se vea afectada.

Hay que tener en cuenta que en el caso se ha mencionado al padre David Cosca, que un mes después del hecho, fue separado del cargo como párroco de la iglesia católica Divina Misericordia.

David Cosca fue quien alquiló la habitación 47 donde se hospedó Hidadi Santos Saavedra, supuesto ahijado del cura.  

En la residencia de David Cosca le econtraron ropa con rastros de sangre, pero el Ministerio Público no ha informado si esas prendas de vestir pertenecen a él y tampoco se sabe si la sangre coincide con la de la víctima.

Los tiempos son exactos, narra Sarai Blaisdell. El Ministerio Público tiene seis meses para investigar el caso y emitir un veredicto.

Esos seis meses se cumplen cuando inicia el mes de enero. Para esas fechas, Panamá y su gobierno estarán enfocados en recibir a miles de jóvenes para la celebración de la JMJ a la que acudirá el papa Francisco.

No obstante, Blaisdell manifiesta que el MP imputará cargos a Valentín Calderón y que a su vez, "buscan declarar el proceso como causa compleja para evitar que la audiencia de Hidadi Santos choque en enero con la JMJ".

Cuando un fiscal solicita que un caso se declare como causa compleja, un juez del Órgano Judicial le está otorgando más tiempo para recopilar pistas o pruebas. Lo disponen los artículos 502, 503, 504 del Código Procesal Penal que se refieren al Procedimiento Para Asuntos Complejos (pág-146-147).

Empero Blaisdell lo interpreta como un acto dilatorio para detener el caso mientras se realice la JMJ.

La audiencia intermedia debería llevarse a cabo precisamente en enero. En esa etapa, tanto el fiscal del caso como la defensa de Hidadi Santos Saavedra, expondrían todos sus argumentos.

A Hidadi Santos Saavedra le tocaría relatar qué sucedió realmente la noche del viernes 6 y sábado 7 de julio.

Este caso se ha vuelto una especie de rompecabezas a pesar de que en el pasillo donde cayó el cuerpo de Eduardo Calderón había cámaras, se trata de un hotel cuatro estrellas.

Tanto Blaisdell como Manjarrez han denunciado supuestas irregularidades. Una de ellas es que los encargados del hotel declararon que las cámaras de la zona donde murió Eduardo Calderón, estaban defectuosas.

Pero la delcaración de la recepcionista Kimberly Hudson contrasta con lo que presuntamente dijeron sus superiores.

En su celular, que fue incautado por el MP y requisado por el departamento de Informática del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses (Imelcf), se encontró una imagen reveladora.

Kimberly Hudson le tomó una foto a uno de los monitores del sistema de circuito cerrado del hotel el 7 de julio.

En la imagen se ve a Valentín Calderón junto a Edwin Anel Trujillo y Juan Cruz, el supervisor del hotel y seguridad, respectivamente, quienes auxiliaban en ese momento a Eduardo Calderón.

Otro detalle suspicas es que otra recepcionista, de la que no se conoce su identidad, fue despedida luego de delcarar ante la Fsicalía Superior Metropolitana, que era recurrente que el padre David Cosa reservara habitaciones en ese complejo hotelero y que incluso alquilaba dos, siempre una al lado de la otra.

Esa misma dependiente contó al MP que el día de la muerte de Eduardo Calderón, varios compañeros suyos, recibieron una orden superior de limpiar la sangre y pintar paredes y puertas que estuviesen embarradas de sangre.

 

 

Empieza y termina el día informado.

Regístrate para recibir nuestro Boletín del día.