Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Variedades - 19/2/19 - 12:00 AM

Relación sana con la familia política

Poco a poco como se va conociendo a la pareja así mismo se va conociendo a la familia. Es primordial la comunicación.

Siempre es bueno colocar el matrimonio primero.

Tener una buena relación con la familia política es lo que todos esperan al iniciar una relación sentimental. En algunos casos llegan a adaptarse bien y en otros los conflictos por las diferencias son constantes.

A pesar de que en la etapa del enamoramiento muchos suelen obviar esta situación, es importante saber manejarla a tiempo, "si al inicio de una relación se presentan muchos inconvenientes y conflictos, se debe evaluar inmediatamente, ya que estas situaciones pueden llegar a empeorar", indica la psicóloga Elvia Atencio.

No obstante, en caso de que no tenga buena relación, debe tener claro que al tener una relación con alguien lo primero es la familia de elección, "la familia biológica es secundario, sin menospreciar", dice por su parte, el psicólogo David Sánchez.

En estos casos ayuda que la pareja intente hacer sus anhelos por sí misma y mantener una relación lo más equilibrada posible con la familia de la pareja.

VEA TAMBIÉN: Cuba prohíbe reggaetón 'vulgares y sexistas'

Vínculo

Dependiendo de los lazos que uno de los miembros de la pareja tenga con su familia, así mismo va a ser la relación del nuevo integrante. "Familias perfectas no hay", manifiesta Estefanía Sucre, especialista en Salud Mental.

Si durante el noviazgo la relación fue algo tensa, puede cambiar cuando formalicen, ya que estos pueden ver que en verdad el nuevo miembro quiere cuidar a su familiar.

"A veces ocurren situaciones en las que se demuestra la fidelidad o afinidad hacia la pareja y a la familia, debido a eso comienza a verse como uno más", dice Sucre.

Consejos

VEA TAMBIÉN: Justin Bieber reaparece

Siempre es bueno colocar el matrimonio primero, poner de su parte para evitar tensiones o conflictos. Establezca límites, es decir: estar juntos pero no revueltos, evitar las comparaciones o las críticas, porque a nadie le gusta que critiquen a su familia.

Otras recomendaciones serían: mantener la distancia, pero no romper la relación, ganarte a los nuevos y propiciar el trato.