Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Opinión - 05/6/19 - 12:00 AM

El servidor principal de la patria

Un gobernante que pretende gobernar según sus caprichos, sin Dios ni ley, con el tiempo empieza su camino para ser un dictador.

  • Bernardina Moore

Todo gobernante al iniciar su gobierno debería leer antes de dirigirse a ponerse la banda presidencial esta petición que hizo el Rey Salomón al Señor: Dame sabiduría y conocimiento para gobernar este pueblo tan numeroso

Si los jefes de los gobiernos tuvieran presente que los pueblos los eligen como servidores públicos, no para que se sirvan del pueblo, sino para que les sirvan con honestidad y transparencia, que no se metan en el bolsillo un céntimo que no les pertenezca, que gobiernen según lo que le dicte su conciencia, no sus asesores que no siempre ven con el mismo lente cómo responder a las necesidades de la mayoría y aconsejan según sus propios intereses, buscando beneficios, sembrando con su ambición la semilla de la corrupción, ese gobernante tendría una buena simbiosis con sus gobernados.

VEA TAMBIÉN Representación proporcional

Los gobernantes, los que escuchan la voz de su conciencia, (los que aún la tienen) deben hacer todas las noches un examen de su labor diaria para darse cuenta si está dirigiendo con los movimientos correctos la orquesta que dirige diariamente para ofrecer la mejor obra de arte a sus conciudadanos o gobernados.

Estamos claros y somos conscientes que gobernar un país chico o grande no es tarea fácil, aunque no imposible con la ayuda de Dios, porque fue o es, el autor de cómo debe proceder el hombre si quiere tener éxito en todo lo que realice, porque ignorar la voluntad de Dios a la hora de actuar, es ir derechito al fracaso.

Por eso un gobernante que pretende gobernar según sus caprichos, sin Dios ni ley, con el tiempo empieza su camino para ser un dictador. Como vemos en muchos países del mundo,  creo que a nadie le es ajeno esto, con tanta tecnología a su alcance.

VEA TAMBIÉN La difícil situación económica

Nosotros pronto vamos a estrenar nuevo gobierno, como calzarnos zapatos recién comprados, que nos medimos con ilusión en el almacén saliendo satisfechos y no nos explicamos por qué sucede que al ir a lucirlos, a muchos o les aprieta o les queda grande, si a algunos nos ocurre eso, tengamos paciencia y tratemos de ajustarlo lo mejor posible a nuestros pies, el tiempo que los tengamos que usar, así de sencillo y llevemos la fiesta en paz con críticas constructivas siempre sumando,  para atrás, ni para coger impulso no podemos darnos ahora ese lujo.

Oremos diariamente para que nos sirvan con transparencia, como buenos administradores de los bienes públicos a ellos confiados, y no los confundan con una empresa privada, no tanto porque lo merezcamos, sino porque lo necesitamos y los gobernantes son los principales servidores de su pueblo. 

Dios bendice a quien sirve con amor a sus semejantes.

Escritora