Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
nytimesinternationalweekly - 18/3/20 - 12:00 PM

Empresas toman acciones contra el coronavirus

En Italia, centro del brote en Europa, numerosas compañías, incluyendo al gigante de seguros Generali y la marca de moda Armani, han adoptado políticas de trabajo desde casa.

Negocios hacen planes para evitar la propagación del coronavirus. Una calle en Tokio. Foto / Eugene Hoshiko/Associated Press.
  • David Yaffe-Bellany

Una compañía petrolera y un grupo de medios han dicho a cientos de empleados en Londres que trabajen desde casa. Una importante televisora está impidiendo que personas que hayan visitado ciertos países ingresen a sus oficinas en Europa.

Una aerolínea alemana ha pedido a sus trabajadores que tomen vacaciones sin goce de sueldo.

Durante semanas, el brote de coronavirus en China sacudió las cadenas de suministro mundiales, cobrando factura a empresas importantes en todo el mundo, aunque frecuentemente de manera indirecta.

VEA TAMBIÉN: Disputas por tierras se tornan violentas

Ahora, a medida que se propaga por el mundo, el virus se está convirtiendo en una amenaza más inmediata para empresas de todo tipo. Desde Milán hasta Berlín y Londres, las compañías de prácticamente todas las industrias están refinando sus protocolos de emergencia o enviando a sus empleados a casa para tratar de prevenir un brote.

A fines de febrero, Chevron ordenó a 300 trabajadores en una de sus oficinas de Londres que trabajaran desde casa después de que un empleado que regresó de Italia desarrolló síntomas tipo gripe. El grupo de medios OMG tomó la misma decisión en Londres, enviando a unos mil empleados a casa después de que un miembro del personal comenzó a mostrar síntomas.

Sky, la compañía británica de televisión de paga, ha comenzado a tamizar a los visitantes en varias de sus oficinas europeas, diciendo a sus empleados que quedaba prohibida la entrada a los clientes que hayan viajado recientemente a países de mayor riesgo, como China y Japón.

Lufthansa, la aerolínea insignia de Alemania, ha congelado las contrataciones y ha ofrecido vacaciones sin goce de sueldo a sus empleados mientras se prepara para que crezca el impacto económico del virus. Y el martes, la agencia de publicidad Dentsu dio instrucciones de trabajar en casa a los empleados de sus oficinas generales en Tokio.

En su mayoría, estas disrupciones a las actividades laborales diarias se han limitado a Europa y Asia.

En China, la mayoría de las empresas cesaron operaciones en enero, mientras el Gobierno trabajaba para contener el brote.

VEA TAMBIÉN: Políticas de Modi prenden polvorín indio

En Italia, centro del brote en Europa, numerosas compañías, incluyendo al gigante de seguros Generali y la marca de moda Armani, han adoptado políticas de trabajo desde casa.

Stefano Conforti, estratega de mercadotecnia digital que generalmente se reporta a un espacio de oficinas compartidas en Milán, ha estado trabajando desde casa recientemente.

Me gusta ir a la oficina y convivir con colegas y vivir ese tipo de ambiente, dijo Conforti. Mi puesto no requiere una presencia física. Pienso en las personas que trabajan como meseros, por ejemplo, y esta clase de emergencia por supuesto que los pone en problemas.

En algunas compañías, esos ajustes deben ser relativamente sencillos. Pero trabajar desde casa no es de mucha ayuda en la industria hotelera, donde la escasez de mano de obra desde hace tiempo ha dejado a muchos dueños de negocios con dificultades para encontrar trabajadores.

Cualquier cosa que reduzca la fuerza laboral plantearía más desafíos a los restaurantes locales, algunos de los cuales ya operan con personal insuficiente, dijo Andrew Rigie, director ejecutivo de la Alianza de Hospitalidad de la ciudad de Nueva York. Esperamos que no se llegue a esa situación.

VEA TAMBIÉN: La vacilante economía no está en sintonía con la imagen de Rusia

Para algunos empleados, trabajar desde casa será un alivio —un escape de trayectos largos al trabajo y compañeros de oficina ruidosos. Para otros, podría plantear problemas, ya sea la distracción cortesía de niños pequeños o no poder colaborar en ciertos proyectos desde lejos.

No estoy emocionado respecto al virus, dijo Paul Vallee, director de Tehama, una startup de computación en la nube que facilita a empleados trabajar remotamente. Pero he pasado toda mi vida emocionado respecto al cambio en cultura que ocurriría cuando la gente empiece a permitir la mano de obra y el trabajo basados en internet.

Tiffany Hsu, Amie Tsang, Stanley Reed y Geneva Abdul contribuyeron con reportes.