Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
nytimesinternationalweekly - 10/2/20 - 03:00 PM

Croacia detiene ola migrantes

Durante más de un año, la Policía croata ha detenido a migrantes detectados entrando al país desde Bosnia y los ha obligado a cruzar de regreso la frontera sin permitirles solicitar asilo.

Cientos de migrantes vivieron en un campamento bosnio en el sitio de un viejo basurero. Fue cerrado en diciembre. Foto / Laura Boushnak para The New York Times.
  • Patrick Kingsley

GLINICA, Bosnia y Herzegovina — Las colinas en la frontera bosnia-croata no han sido un campo de batalla desde el final de la guerra de Bosnia, hace 25 años. Sin embargo, para algunos agricultores en partes remotas del lado bosnio, aún parece una zona de conflicto.

Por la noche, escuchan los gritos. En el día, pueden ver a policías croatas golpeando a inmigrantes indocumentados para que regresen a Bosnia. A veces, incluso pueden escuchar disparos. Y luego, unos minutos más tarde, un golpe en la puerta, mientras los migrantes, cuidándose extremidades amoratadas o rotas, piden comida y ropa.

Me recuerda a la guerra, dijo Merima Cuturic, una granjera que vive a metros de la frontera, ella misma alguna vez refugiada.

VEA TAMBIÉN: ¿Qué tan rápido es físicamente posible que pueda correr un humano?

Este improbable lugar en los Balcanes occidentales es lo que queda de la gran migración del 2015, cuando más de un millón de migrantes indocumentados llegaron a Europa. En ese entonces, la mayoría cruzaba el mar entre Turquía y Grecia, y luego se abría camino por Hungría hacia destinos más ricos como Alemania.

Pero desde entonces, Turquía, Grecia y Hungría han dificultado mucho más hacer ese viaje. Los que aún se arriesgan a hacerlo toman una nueva ruta a través de Bosnia y Herzegovina.

Hace dos años, sólo 750 migrantes fueron registrados pasando por Bosnia. En el 2019, esa cifra aumentó a aproximadamente 29 mil, la mayoría de ellos huyendo del conflicto o la pobreza en Afganistán, Irak, Marruecos y Pakistán.

Los migrantes que logran pasar a salvo por la nieve por lo general son recibidos de manera brutal por las autoridades croatas. Durante más de un año, la Policía croata ha detenido a migrantes detectados entrando al país desde Bosnia y los ha obligado a cruzar de regreso la frontera sin permitirles solicitar asilo.

En entrevistas en Bosnia en diciembre, docenas de migrantes, residentes, doctores y trabajadores de ayuda proporcionaron un recuento consistente de migrantes que eran deportados sin el debido proceso —y que a menudo eran golpeados y robados antes de ser abandonados en zonas lejanas, como Glinica.

Cuando te atrapan, te quitan todo, dijo Sajid Khan, que huyó de Kunduz, Afganistán, en el 2015.

Los desechos en el bosque cerca de Glinica dan credibilidad a estas afirmaciones. Un arroyo atraviesa el bosque, debajo de un pequeño puente peatonal que conecta a Bosnia con Croacia. La orilla bosnia del arroyo está repleta de chaquetas, pantalones y zapatos.

VEA TAMBIÉN: El Talmud ya no es prohibido para las mujeres

De acuerdo con aldeanos y pastores, éste es uno de los lugares donde la Policía croata entra brevemente a Bosnia, para dejar a migrantes atrapados a lo largo de la frontera y despojarlos de sus pertenencias.

Un periodista de The Times entrevistó a dos hombres afganos que dijeron que recientes golpizas de policías croatas les causaron fracturas en las muñecas. La Policía incluso ha expulsado a al menos tres nigerianos que entraron a Croacia legalmente.

En un comunicado, el Ministerio del Interior de Croacia desestimó las afirmaciones de violencia tachándolas de inventos, y negó tener algo que ver con las expulsiones de los nigerianos.

Una razón por la que los migrantes intentan entrar a Croacia es porque la situación en Bosnia a menudo no es mucho mejor que la que dejaron en sus países.

Hasta principios de diciembre, cientos de migrantes estaban albergados en un campamento remoto erigido en el sitio de un antiguo vertedero de basura. El campamento estaba rodeado por un campo minado que nunca fue adecuadamente limpiado después de la guerra. Adentro de las tiendas de campaña, los pisos a menudo quedaban empapados con agua de lluvia.

Este lugar no es para humanos, dijo Khan la víspera del cierre del campamento.

Muertos de hambre, sedientos y desesperados, los migrantes buscaban comida y agua en una aldea cercana, a veces allanando casas y asustando a los pocos aldeanos que aún viven allí.

VEA TAMBIÉN: Brindan cuidados de primer nivel, sólo para halcones

Los aldeanos habían huido de sus hogares hace 25 años, cuando la ladera de la montaña fue disputada por tropas bosniacas, serbias y croatas. Algunos nunca regresaron.

Los que quedan con frecuencia encuentran causa común con los migrantes, y les dan fruta y pan. Pero varios residentes también se han vuelto temerosos y se encierran bajo llave.

Pero por mala que pueda ser la vida en Bosnia, Khan aún se alegra de haber dejado Afganistán.

Porque aquí, estoy vivo, expresó.

Namik Sepic contribuyó con reportes a este artículo.