Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Variedades - 19/7/19 - 12:00 AM

Dormir con los hijos, ¿cómo afecta la intimidad?

¿Qué tan importante es que los padres y los niños tengan espacios separados para dormir?

Los padres deben procurar que los niños tengan su propio espacio o habitación para dormir.

Muchos padres tienen como costumbre compartir la cama matrimonial con sus hijos, sobre todo cuando se trata de bebés o niños muy pequeños, pero a medida que van creciendo suele complicarse la situación y es aquí donde entra a debate qué tan necesario es que los padres y los hijos tengan un espacio separado dentro de la casa.

La psicóloga Geraldine Emiliani, explica que una vez que se les permite a los niños pasar la noche en cama de sus padres, de forma seguida, esta será una costumbre difícil de quitar.

Uno de los temas que se presenta cuando esto ocurre es que los padres se quedan sin un lugar para mantener relaciones sexuales, que aunque muchas veces crean que los niños están dormidos, puede que estos se den cuenta de lo que está pasando.

 

VER TAMBIÉN: Tecnología en las artes escénicas

 

 

Ante esto, el psicólogo Román Emiliani, señala que es importante recordar que la familia es la que sirve de referencia para la escala moral, para el intelecto, la curiosidad, creatividad y la ética del bien y el mal de las cosas.

Entonces, que el niño presencie dicha situación, genera un proceso de normalización de la genitalidad.

"El niño adopta como normal esa actividad, pretendiendo, como casi cualquier niño, reproducirla en un ambiente (en la escuela, el parque, etc)", añade.

Algunos padres no se dan cuenta del impacto que puede tener. "Se junta una ignorancia sobre el impacto con una ignorancia de las repercusiones sociales".

 

VER TAMBIÉN: Mariah Carey sobre su matrimonio Tommy Mottola: 'Era como estar presa'

 

Consejos

La recomendación principal del experto, es que los padres y los niños tengan su propio espacio en la medida en que la logística lo permita. Tendría que haber una división de espacio como una cama o un rincón separado del lecho de sus padres, dice Román Emiliani.

Hay que tomar en cuenta también, que se debe evitar regañar el niño y que es preferible brindarle información, principalmente de parte de los padres.

Dormir solos

Si el niño insiste en dormir junto a los padres, Geraldine Emiliani aconseja primero intentar crear una rutina, acompañarlo a su cuarto, quedarse un tiempo con él y leerle un cuento.

 

VER TAMBIÉN: Honras fúnebres de Rosa María Britton serán en privado

 

La última opción sería decidir cerrar la puerta de la habitación matrimonial, aunque el niño quiera entrar y haga algún berrinche por ello. Luego de tres o cuatro días, el niño entenderá que debe dormir solo y que nada malo le pasará.