Has completado el acceso a las 10 notas permitidas por mes calendario, si no tienes una cuenta te invitamos a crearla para que sigas disfrutando del contenido ilimitado de nuestra red de portales informativos.

Te recordamos, no tiene costo.
  • Crear cuenta
Epasa
×
Has leído de 10 notas
permitidas de este mes.
Registrate
y accede al contenido ilimitado de nuestros sitios,
sin costo alguno.
Siguiente: Enfermedades
Tema del Día - 03/6/18 - 12:00 AM

Estimulación, la mejor medicina para el cerebro

En 2017 fueron atendidos en todo el territorio nacional unos 23 mil 992 pacientes, de los cuales 11 mil 467 fueron niñas y 12 mil 525 niños.

Yaissel Urieta Moreno | [email protected] | @yai_urieta

En las áreas provinciales del país, el primer grado de primaria es el nivel educativo en que más se reprueba y, en gran parte, el problema tiene como raíz la falta de estimulación temprana en niños de áreas de difícil acceso.

La estimulación temprana no es más que las herramientas que se utiliza para desarrollar el lenguaje físico, parte social y emocional de un niño.

En Panamá aún hace falta mucha más educación y conciencia por parte de los padres para entender los beneficios que le brinda la estimulación a todas las partes del cuerpo del niño, tanto físicos y sensoriales como mentales.

"La estimulación temprana se da desde la barriga. Para los niños prematuros, hay que seguir ciertas pautas y planificación", recalcó el pediatra Roberto Grimaldo, coordinador del programa de Alto Riesgo Neonatal (PARN) de la CSS.

De igual forma, señaló que en el primer año es vital el apoyo de la estimulación temprana, tanto a niños sanos (embarazo sin complicaciones y sin enfermedades o síndromes) como para aquellos prematuros.

Realidad

En Panamá hace falta más docencia sobre la importancia de los programas de estimulación temprana. En el primer trimestre del año, han sido atendidos 6,858 niños.

Entre los beneficios que brinda la estimulación temprana en niños, ya sean sanos, prematuros o con algún tipo de deficiencia, está la parte psicomotora, cognitiva, lenguaje, social y emocional.

Todo ese desarrollo se logra con una serie de técnicas de evaluación, independientemente de la edad que tenga el menor de edad, para así conocer en qué áreas del desarrollo puede presentar dificultades.

Entre los síntomas que puede manifestar un infante para recibir sesiones regulares de estimulación por profesionales en la materia están tener poca flexibilidad y rigidez en el cuerpo, sordera, poca audición, flacidez motriz, ceguera o poco contacto con terceras personas.

"Debemos ver al niño como un ser integral", expresó Martha Real, supervisora del PARN, quien dejó claro que con la estimulación temprana no se busca crear niños genios ni saltarse etapas del desarrollo.

"Tengo la oportunidad de pagar pediatra privado y como mi niño no presentaba problemas de desarrollo, me enseñó técnicas de cómo estimularlo en casa y nos divertíamos ambos", dijo Milagros Pérez.

Problemas

A pesar de que la estimulación temprana es esencial en la pediatría infantil, tanto Grimaldo como Real concuerdan en que en el país hacen falta licenciados en la profesión para hacerle frente a la demanda.

Las áreas de difícil acceso del país son las más golpeadas con la falta de estimuladores tempranos. Según la CSS, en el país, solo hay 64 estimuladores y están divididos entre las unidades ejecutoras y hospitales.

Una cifra bastante baja para la demanda de niños que requieren atención, razón por la cual algunos galenos apelan a que los padres se comprometan y se dejen guiar para ayudar a sus niños en casa.

"A veces es tedioso venir a las terapias, no hay suficiente personal, y ellas hacen lo que pueden", dijo Luna González, madre de una bebé de 3 meses.

Otra madre de familia, con una niña inquieta de 9 meses, confesó que las clases "son lo máximo", pero cree que deberían dar a conocer más la carrera por el beneficio de los niños.

A pesar de la deficiencia que pueda registrarse en áreas comarcales y Bocas del Toro, por mencionar algunos, se trata de ayudar a todos los padres de familia que se dejen.

En los primeros 12 meses de un infante, su cerebro es como una esponja, absorbe rápido todos los conocimientos y sentimientos afectivos.