Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Tema del Día - 11/11/18 - 12:00 AM

Descuidan a niños por atender a la tecnología

Si a algún niño le sucede algo mientras quien lo esté cuidando está distraído con el celular, pudiera se acusado de abandono, según la legislación.

En Panamá, las leyes que rigen los temas de familia les dan a los padres de familia oportunidad, antes de tomar una decisión legal que sea extrema. Foto/Epasa

Los padres cibernéticos no son millennials, pero tampoco son de la vieja escuela. Son personas que se han dejado consumir por la tecnología y las redes sociales, al punto de que muchas veces se desconectan de lo que ocurre, lo cual pudiera traerles consecuencias legales.

Recientemente en Panamá fue tendencia la exposición de menores de edad en redes sociales que fueron víctimas de algún tipo de descuido por parte de quien los cuidaba. Uno de los niños llegó hasta la vía Interamericana y un video que registró el hecho se volvió viral, con las consecuentes críticas a la madre.

VEA TAMBIÉN: De La Iglesia pretende aumentar el costo de la tarifa de agua potable

Ese momento de desconexión total le valió perder la custodia de su hijo ante la ley, y que ella se defendiera diciendo que no estaba utilizando el celular.

A la situación ocurrida en Sajalices, Chame, se le suma la actuación de una madre que puso a gatear a su hijo en la calle principal de la calzada de Amador para que cruzara solo la calle mientras lo miraba.

Ambas situaciones son una muestra de hasta dónde pueden llegar los niños sin la supervisión de sus custodios, independientemente de si hay un celular de por medio u otro elemento distractor.

Para la psicóloga María de Rodríguez, a veces el descuido de los padres no es voluntario cuando se trata de la utilización de la tecnología.

"Por instinto el celular forma parte de nuestro cuerpo y, al desbloquearlo, se abre un mundo irreal que consume a padres agotados y es allí donde pasan los descuidos", señala.

VEA TAMBIÉN: ¡Error! Presidente Juan Carlos Varela anuncia fin de su mandato en La Villa de Los Santos

Explicó que es una actitud natural de las personas agarrar el celular y ponerse a revisar lo que ocurre en las redes. "Es aquí cuando entra en juego la frase, cómprate una vida, ya que por estar pendiente de la ajena, descuidas lo tuyo", dijo De Rodríguez.

La atención que le dedica un padre al celular es equivalente al tiempo que un niño está solo y comienza a experimentar nuevas cosas que generalmente tiene prohibido.

En muchas familias, los niños son cuidados por los abuelos o algún vecino y cuando los padres llegan a recogerlos para ir a casa, comienza un protocolo dependiente de la tecnología.

   Hay quienes les dan los teléfonos a los niños para que los dejen hacer cosas en la casa y luego estudiar, pero a veces los papeles se invierten.

"En esta época informática hay padres que ni atienden a los niños ni tampoco la casa por no poder parar su adicción a estar viendo la vida que publican otros en redes sociales", finalizó la psicóloga.

Expertos en seguridad aciertan en decir que estos descuidos podrían hasta ser penados por la ley si son bien sustentados ante un juez.

"Habría una base de abandono de parte del adulto al niño, porque está a su lado en cuerpo, pero no en mente", recalcó el experto Juan Espinosa.

Quien también considera que más allá de una adicción a las redes sociales, los padres que descuidan a sus hijos y familia por un aparato electrónico son inmaduros para aceptar la responsabilidad sobre que otros dependen de él.

La seguridad de la familia debe ser encabezada por los padres y no por los niños, explicó Espinosa, quien recomienda a los adultos de casa dar el ejemplo, ya que luego serán ellos (los niños) quienes vivan pegados a las redes sociales, "tal vez publicando información de más y con consecuencias de robo de identidad cibernética".

Durante la década de los 90, la televisión era considerada la niñera del momento, luego fue la computadora de escritorio, la laptop, la tablet y ahora el celular. El detalle es que actualmente hipnotiza a los padres y no a los hijos.

Claves

3 horas seguidas es el  promedio que pasa una persona pegada a su celular revisando redes sociales.

4.5 millones de celulares hay en Panamá. Hay quienes tienen hasta dos celulares.