Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Tema del Día - 17/6/19 - 12:00 AM

Burocracia, el cáncer más letal del Oncológico

El proceso de traslado del viejo edificio a la nueva sede sigue dilatado. Estará en la Ciudad de la Salud, con dos edificios especiales para pacientes.

Son varias las deudas que el presidente saliente, Juan Carlos Varela, tendrá con el pueblo panameño el próximo 30 de junio, cuando termine administración. Y algunas de esas deudas están enmarcadas en renglones sensibles para la población, como agua potable, educación y, sobre todo, salud.

Y es que durante el gobierno de Varela se hicieron muchas promesas, entre ellas mejorara la salud del pueblo, con el compromiso de que se dejarían instalaciones de salud con equipos modernos, algo que -por ejemplo, en el Instituto Oncológico Nacional (ION)- no se logró concretar.

El hacinamiento, falta de máquinas en funcionamiento y, sobre todo, falta de espacio para la atención son los ruegos que dan a gritos los pacientes, quienes además de luchar contra esta difícil enfermedad, tienen que hacerlo con un sistema de salud que no terminó de mejorar, y en lugar ya colapsado.

En este renglón, el de espera por el cambio de infraestructuras, también quedó la Facultad de Medicina de la Universidad de Panamá; mientras que el Hospital del Niño logró un paso importante en la futura construcción de su sede, con la obra ya licitada, luego de años de quejas de su personal médico, incluyendo jornadas de protestas para presionar la voluntad política.

Y a pesar de que para el Hospital del Niño aparece una luz al final del túnel, durante el periodo presidencial de Varela la obra estuvo detenida por la excesiva burocracia.

Entre tanto, el caso del Instituto Oncológico Nacional preocupa aún más, tomando en cuenta que en el mes de enero del año pasado el Ministerio de Salud (Minsa) y la Caja de Seguro Social (CSS), firmaron un convenio de gestión y traspaso para el proyecto de diseño, construcción y equipamiento del nuevo hospital.

Curiosamente, dicha gestión se comenzó a dar en septiembre de 2015, un año después que Varela asumirá la presidencia del país, pero el avance de ese proyecto no han sido el esperado.

Por estas demoras, los más afectados han sido los pacientes que dependen única y exclusivamente de la atención de dicho centro para intentar tener una mejor calidad de vida o soñar con vencer la enfermedad del cáncer en cualquiera de sus distintas facetas.

Durante el último trimestre del año pasado, la CSS aprobó que el ION tenga como sede la misma ubicación de la Ciudad de la Salud, en Ancón, pero la espera continúa después de 11 años.

Después de que el Consejo de Gabinete aprobara la ubicación de la nueva sede del Oncológico, se detalló que ocuparía los dos edificios que estaban destinados al Hospital de Especialidades Pediátricas y al hotel de los asegurados en la Ciudad de la Salud.

Eso se logró tras una adenda de $300 millones por parte de las autoridades de la CSS y con su inclusión en el proyecto de Ancón, se aumentó el costo a $854.2 millones, cuando su costo inicial era de $517.5 millones.

Historia

Aunque la idea de cambio de sede para el Instituto Oncológico Nacional se dio a conocer desde el año 2007, el actual gobierno tenía todo para concretarlo como una obra de su administración. Pero, por el contrario, la obra será entregada por etapas y, en teoría, no antes del año 2021.

Mientras esto se concreta, los pacientes sufren largas esperas para ser atendidos en la actual sede del ION, un espacio que hace años fue sobrepasado por la actual demanda, pero que se mantiene funcionando por el compromiso humano de su personal, pero a la vez reflejando la falta de compromiso político.

700


personas por día se atienden en el Oncológico, entre consulta externa y tratamientos.

14


casos de cáncer por día se reportan en Panamá, siendo la primera causa de muerte.