Has completado el acceso a las 10 notas permitidas por mes calendario, si no tienes una cuenta te invitamos a crearla para que sigas disfrutando del contenido ilimitado de nuestra red de portales informativos.

Te recordamos, no tiene costo.
  • Crear cuenta
Epasa
×
Has leído de 10 notas
permitidas de este mes.
Registrate
y accede al contenido ilimitado de nuestros sitios,
sin costo alguno.
Opinión - 08/8/18 - 12:00 AM

La acumulación por desposesión y el fisco

Peor aún son las concesiones eléctricas que despojan a los pueblos originarios, así como el interés de sectores del mundo empresarial de privatizar la administración de los fondos de la CSS, lo que les entregaría un negocio de más de $80.0 millones anuales.

105 mil 890 panameños clasificados como trabajadores informales de empresas formales.
Juan Jované | [email protected] |

El concepto de acumulación por desposesión acuñado por David Harvey, el cual trae de vuelta al análisis la idea de la acumulación originaria introducida por los clásicos de la Economía Política, llama la atención sobre el hecho de que en el actual sistema existen dos tipos de acumulación.

La que se realiza utilizando los mecanismos de los intercambios mercantiles de equivalentes y la que proviene de la apropiación sin equivalencia de valores y recursos, es decir, a partir de la fuerza, la rapiña y el despojo de derechos, lo que, generalmente, se hace utilizando el poder del Estado.

Entre los mecanismos tradicionales de acumulación por desposesión están los que se refieren a la utilización de las finanzas públicas para favorecer la ganancia privada.

En Panamá, esto se refleja en el hecho de que el Estado viene entregando montos significativos de subsidios a las empresas privadas, los cuales en el 2017 alcanzaron un total equivalente a $225.0 millones.

A esto se debe sumar un conjunto de exoneraciones de impuestos dirigidas a las empresas que operan en el país, lo cual para el año 2016 significó que el Gobierno dejara de recaudar cerca de $727.0 millones.

Más allá de esto, la acumulación por desposesión se expresa en la evasión tributaria y de las cuotas de la seguridad social.

Es así que, de acuerdo con datos de la Cepal, en nuestro país los empresarios evaden cerca del 39.7% de lo que se debería recaudar en términos del ITBMS.

Así mismo, la evasión de las cuotas de la CSS significa que 105 mil 890 panameños y panameñas tienen que ser clasificados por el Inec como trabajadores informales de las empresas formales.

En un plano más estructural, se puede señalar que Panamá muestra un nivel de imposición fiscal para las personas naturales y jurídicas de más altos ingresos que es significativamente inferior en comparación con Centroamérica y América Latina, pese a que el Gobierno genera gastos en proporción al PIB que no es inferior a los de esos países.

Esto significa que, al menos en términos importantes, la renta que el Estado obtiene de la operación del Canal de Panamá sirve para que los ricos paguen pocos impuestos, en detrimento del desarrollo social de Panamá.

Más allá de esto están las formas directas de rapiña, tal como es el hecho de que tierras públicas con valores comerciales de entre $200.00 y $600.00 por metro cuadrado se les entreguen a compradores privados a un precio de $ 6.00 por metro cuadrado.

Peor aún son las concesiones eléctricas que despojan a los pueblos originarios, así como el interés de sectores del mundo empresarial de privatizar la administración de los fondos de la CSS, lo que les entregaría un negocio de más de $80.0 millones anuales.

La defensa que hacen los ideólogos del sector privado del llamado libre mercado es un elemento puramente propagandístico.

Para ellos, el Estado, en la práctica, es un simple mecanismo depredador al servicio de la acumulación de riqueza privada, lo que se asegura gracias al actual sistema electoral de partidos, que garantiza la permanencia de la plutocracia.

Economista.