Has completado el acceso a las 10 notas permitidas por mes calendario, si no tienes una cuenta te invitamos a crearla para que sigas disfrutando del contenido ilimitado de nuestra red de portales informativos.

Te recordamos, no tiene costo.
  • Crear cuenta
Epasa
×
Has leído de 10 notas
permitidas de este mes.
Registrate
y accede al contenido ilimitado de nuestros sitios,
sin costo alguno.

Consecuencia

Opinión - 10/7/18 - 12:00 AM

Justicia, cuida tu vestido

...no se debe jugar con, ni descuidar, la justicia porque es lo que “garantiza” la seguridad,

ETIQUETAS: Justicia | cuida | vestido | garantiza | seguridad |

Bernardiona Moore [email protected]

Administrar justicia no es nada fácil aquí y en cualquier lugar del mundo, porque es necesario que los administradores respeten los derechos del debido proceso para garantizar al procesado un juicio claro y transparente, para que no sienta que sus derechos están siendo violados. 

Según los entendidos en la materia, la justicia tiene manchado y rasgado su vestido blanco en parte como consecuencia de la corrupción que ha invadido sus recintos y la poca decisión enérgica en hacer cumplir las leyes, malas o buenas, que rigen la conducta de los ciudadanos.

No se puede ser juez y parte en muchos casos, además los asociados exigen derechos, pero también tienen deberes que cumplir, eso lo vemos reflejado a diario con los cierres de calles.

Aunque los reclamos tengan una base justa esa práctica atenta contra los derechos de terceros y la justicia tiene medios y herramientas para evitar que eso suceda.

Desde que al victimario se le dio un dedo (que nunca debió pasar) se cogió la mano y como loro viejo no da la pata, meterlo en cintura es tratar de ensillar un gallote.

Si la justicia adolece de honestidad y se contagia del mal de la corrupción es como tener las defensas bajas y estar expuesta a cualquier enfermedad.

Ningún funcionario aquí o en la Patagonia puede ser imparcial al administrar justicia si le están dando o poniendo un billete bajo la mesa mientras firma un documento.

Por eso muchos temen a la justicia divina y escuchan la voz de su conciencia, porque es cierto que Dios es misericordioso pero eso no quiere decir que podemos jugar con su justicia.

Por las alarmas de corrupción que suenan en los estamentos de justicia hasta el humilde ciudadano de a pie desconfía de los que la administran porque una vez que caen al bote si son los hijos de la cocinera les sale canas antes de recibir la ansiada justicia, en cambio a los de saco y corbata le resuelven expedito su caso, lo que en español se llama, justicia selectiva, así de sencillo.

El orden de un país se logra con leyes administradas por la justicia, pero si esta tiene deficiencias en su cumplimiento, debido a la corrupción de los funcionarios que la forman,  ¿de qué estamos hablando?

Si los asociados son conscientes de que los multarán por tirar desperdicios o basura en la calle se abstendrán de hacerlo pero si lo hace es porque sabe que no ocurrirá nada y tienen gran parte de la ciudad convertida en un verdadero muladar.

Luego salen de vez en cuando en la televisión pretendiendo convencer a la ciudadanía de correctivos que ni ellos mismos creen.

No se puede tener doble moral a la hora de administrar justicia, eso no funciona porque a la larga se verá envuelto en una situación que lo puede llevar a la cárcel por alguna información filtrada que no falta cuando hay mucha gente involucrada, porque muchas manos en un plato solo sirven de arrebato.

La corrupción y el juega vivo han manchado el impecable vestido de la justicia y si se sigue con esa práctica no habrá detergente moral que lo limpie.

La ciudadanía tiene la intención de darle un voto de confianza si percibe que existe un deseo de mejorar la administración de justicia de lo contrario mantendrá su escepticismo hacia la misma.

No se puede jugar con lo más sagrado que tiene el ser humano, que es su libertad, no hay derecho.

La mala administración de la justicia tiene sus consecuencias en la sociedad que se refleja en el aumento de la violencia en todos los aspectos, como asesinatos, robos,  delincuencia juvenil, trafico de drogas y sigan por ahí que no habrá espacio para señalar tanto delito, por eso no se debe jugar con, ni descuidar, la justicia porque es lo que "garantiza" la seguridad, la paz y la tranquilidad de la sociedad.

Justicia, no permitas que te sigan manchando y rasgando impunemente tu pulcro vestido.
Escritora.