Has completado el acceso a las 10 notas permitidas por mes calendario, si no tienes una cuenta te invitamos a crearla para que sigas disfrutando del contenido ilimitado de nuestra red de portales informativos.

Te recordamos, no tiene costo.
  • Crear cuenta
Epasa
×
Has leído de 10 notas
permitidas de este mes.
Registrate
y accede al contenido ilimitado de nuestros sitios,
sin costo alguno.
Siguiente: Martinelli
Nación - 12/6/18 - 12:00 AM

Cumbre inicia de forma 'positiva'

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, se...

Ambos líderes estrecharon sus manos en su cita en Singapur. AP
EFE | Singapur | @Panamaamerica

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, se dieron un apretón de manos al inicio ayer de su histórica cumbre en Singapur, la primera de la historia entre los dos países.

Trump entró por la derecha y Kim por la izquierda a un patio del hotel Capella en la isla de Sentosa, y se estrecharon la mano sobre una alfombra roja y frente a una decena de banderas de EE.UU. y Corea del Norte.

El presidente estadounidense dirigió unas pocas palabras al líder norcoreano y le tocó levemente el brazo derecho, mientras Kim le dijo: "encantado de conocerle señor presidente".

Ambos posaron ante las cámaras con el rostro serio y no sonrieron hasta justo antes de entrar en la sala donde mantuvieron su primer encuentro durante unos 40 minutos acompañados de sus intérpretes.

"Creo que va a ser algo realmente exitoso", manifestó Trump.

El presidente Trump dijo que su reunión cara a cara con el gobernante norcoreano Kim Jong Un fue "muy, muy buena" y que ambos tienen una "excelente relación", en tanto Kim no respondió a la pregunta de si está dispuesto a deshacerse de sus armas nucleares.

El mandatario estadounidense declaró lo anterior mientras caminaba con Kim por un balcón cuando se dirigían hacia una segunda reunión más amplia a la que asistieron sus respectivos colaboradores.

Segundo encuentro

Kim dijo al inicio del segundo encuentro con las delegaciones que agradecía estar ahí para "hablar de temas importantes" y prometió que colaborará con Trump, quien aseguró: "Vamos a trabajar para resolver los problemas juntos".

En el segundo encuentro estimado en una hora y media, participaron también el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, que se ha reunido dos veces con Kim en Pyongyang; y el jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly.

Por el lado estadounidense también estaba el asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, cuyas declaraciones sobre la cumbre irritaron profundamente a Corea del Norte el mes pasado.

A la derecha de Kim Jong-un se sentó Kim Yong-chol, considerado uno de sus más estrechos colaboradores y una de las figuras de más peso del régimen en cuanto a relaciones exteriores y espionaje.

En los flancos de la mesa se situaron Ri Yong-ho, actual canciller norcoreano, y Ri Su-yong, excanciller y otra figura considerada muy cercana al mariscal norcoreano ya que fue embajador en Suiza cuando Kim Jong-un estudió en su niñez en el país alpino.

La reunión, cuyo objetivo es tratar la posible desnuclearización de Pyongyang, es la primera entre mandatarios de ambos países tras casi setenta años de confrontación a raíz de la Guerra Corea (1950-1953), y 25 de negociaciones fallidas y tensiones a cuenta del programa atómico norcoreano.