Has completado el acceso a las 10 notas permitidas por mes calendario, si no tienes una cuenta te invitamos a crearla para que sigas disfrutando del contenido ilimitado de nuestra red de portales informativos.

Te recordamos, no tiene costo.
  • Crear cuenta
Epasa
×
Has leído de 10 notas
permitidas de este mes.
Registrate
y accede al contenido ilimitado de nuestros sitios,
sin costo alguno.
Interesante - 28/12/17 - 06:30 AM

Científicos hallan la fuente de las misteriosas señales cósmicas

El cúmulo de galaxias Abell 2626, que se viene estudiando desde al año 2013, tiene forma de diamante y se encuentra a 700 millones de años luz de la Tierra.

ETIQUETAS: Galaxias | planeta | interesante | estudio |

REDACCIÓN

Investigadores estadounidenses e italianos hallaron que la fuente de las misteriosas señales cósmicas procedentes del cúmulo de galaxias Abell 2626, que intrigan a la comunidad científica desde hace varios años, serían vórtices turbulentos que aceleran las partículas con carga eléctrica.

El cúmulo de galaxias Abell 2626, que se viene estudiando desde al año 2013, tiene forma de diamante y se encuentra a 700 millones de años luz de la Tierra.

En el centro de Abell se encuentra la galaxia brillante IC5338, que tiene un doble núcleo resultado de una fusión. Una de las características de este cúmulo de galaxias es que su estructura se compone de cuatro arcos: norte, sur, este y oeste.

VEA TAMBIÉN: Surge nueva teoría sobre el origen del Sistema Solar 

Los científicos, que publicaron su estudio en ar.Xiv.org, encontraron un 'frente frío' (discontinuidades en la densidad y temperatura del gas que forma el medio intracumular) que coincide espacialmente con los arcos de radio.

Hasta ahora algunos científicos creían que los arcos estaban asociados con un halo de radio, que generalmente se encuentra en los centros de los cúmulos galácticos, mientras que otros sugerían que estos habría aparecido como resultado de la interacción gravitacional de dos núcleos IC5338.

Para llegar a estas conclusiones los investigadores hicieron uso del Observatorio Chandra de rayos X, con ayuda del cual esperaban encontrar un núcleo galáctico activo.