Variedades - 06/4/02 - 12:00 AM

Sandra Sandoval también es abogada

Ernesto Cedeño Alvarado

Sin duda, Sandra Sandoval es la cantante panameña más popular del momento. Fue elegida Mujer del Año en 1998. Terminó sus estudios de leyes y aunque pocos lo sepan, se agita en ese campo. Además, la artista es diseñadora de sus propios vestidos y junto a su hermano, es dueña de su sello discográfico, de una finca de tecas y hace giras de asistencia social en apartadas regiones del país.
La carismática cantante confiesa que no tiene tiempo libre, tiene más de veinte "toques" o funciones al mes. Los pocos ratos que le quedan los emplea descansando y visitando el salón de belleza para prepararse para sus espectáculos.
Tanto es así que muy poco visita su finca, llamada "Las Lomas", ubicada en Las Minas de Herrera. "No tengo tiempo para leer, ni escribir por correo electrónico". Realmente la carrera ha representado grandes sacrificios para Sandra. "Tengo contacto con mis amistades únicamente por teléfono", señaló la intérprete de "Dale donde más le duela".
Actualmente, Sandra ejerce su carrera de Derecho, pero para ello tiene una oficina junto con algunas colegas. "En realidad lo que sale, ellas son quienes lo manejan, pero siempre bajo mi coordinación", aseguró la artista.
En cuanto a su novio, Gustavo Flores, Sandra admitió, entre risas, que no es una relación de matrimonio, pero que es "algo muy íntimo y moderno"... Con una amplia sonrisa, Sandra confesó que aunque no hay matrimonio, es algo más allá del noviazgo... "Muchos le llamarían mi marido...", dijo soltando una carcajada.
En broma y en serio, dijo que tras su divorcio, no le teme al matrimonio, es sólo que de esta forma se siente más libre. "El matrimonio es una firma que a la larga no tiene garantías de perdurabilidad". Para ella ser divorciada no ha significado padecer los estigmas de las mujeres en esta condición civil. "La divorciada es una mujer igual que las demás, con los mismos derechos de rehacer su vida".