Gracias por ser parte de nuestra audienciaQueremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.Regístrate aquí¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Variedades - 22/1/19 - 12:00 AM

Obesidad e infertilidad

Este problema de peso es un obstáculo más en los tratamientos de reproducción asistida.

La infertilidad es tres veces más alta en mujeres obesas.

La obesidad es una enfermedad que va en aumento, convirtiéndose en un gran desafío para la salud pública en las últimas décadas en el ámbito mundial.

Ante esta situación, las cifras que se desprenden de un estudio interno del Instituto Valenciano de Infertilidad de Panamá (IVI), realizado entre 2,549 mujeres, durante el pasado año 2018, reflejan que el 49% de las mujeres que visitaron la clínica para someterse a un tratamiento de reproducción asistida para formar una familia tienen problemas de sobrepeso.

"Cabe destacar que esta cifra ha aumentado un 4% desde el 2012", apunta el doctor Saúl Barrera, director de IVI Panamá.

VEA TAMBIÉN: Tener paciencia con los niños

El problema

La obesidad afecta el ciclo ovulatorio, también la calidad del ovocito y hasta el entorno uterino, por lo que es difícil quedar embarazada si se tiene sobrepeso.

Las mujeres con obesidad también responden de mala manera cuando se someten a una estimulación ovárica antes de una fecundación in vitro, según el doctor Barrera, por lo que tienen más posibilidades de sufrir complicaciones durante el embarazo.

Además, el síndrome de ovario poliquístico (SOP) y la obesidad tienen una estrecha relación, pues las mujeres que lo padecen, en la mayoría de los casos, presentan desequilibrio hormonal, como ciclos menstruales irregulares y en los casos más extremos, la ausencia de este, trayendo como resultado que no ocurra la ovulación y que no se consiga el embarazo.

VEA TAMBIÉN:  Un baño con burbujas de placer

Efectivamente, el riesgo de complicaciones obstétricas es tres veces superior en obesas, se acrecientan las tasas de aborto, existe un riesgo mayor de parto prematuro y tienen el doble de riesgo de muerte fetal que las mujeres con peso normal, dice.

La obesidad, además, incrementa el riesgo de todas las complicaciones que se pueden dar en el embarazo como lo son la diabetes gestacional, preeclampsia y hemorragia posparto.