Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Variedades - 07/8/19 - 09:45 AM

'No, yo no cuento chistes': a dónde va el stand up, un género que se abre espacio en Panamá

La realidad de un estilo humorístico que intenta establecerse: la situación de la escena actual, la interacción con el público, los retos, y el futuro.

No se trata de contar chistes; no es un monólogo teatral ni -mucho menos- un sketch. El Stand Up Comedy (algunos lo traducen como comedia en vivo y otros como monólogo humorístico) es un género por cuenta propia, aún cuando comparta elementos con otros estilos.

No es solamente levantarte a hablar y echar cuento, comenta Miss Chomba White, artista del Stand Up. La actividad tiene -para decirlo en lenguaje llano- su maña, requiere preparación y estudio.

 

 

 

 

 

 

Lograr que el público entienda de qué trata el Stand Up -y, también, de qué no se trata- es el mayor reto de los que están involucrados en la actividad. Desde exponentes, hasta propietarios de locales que presentan este tipo de espectáculo.

Hacer Stand Up Comedy es más un tema de generar empatía que de ser hilarantes. No se trata de contar un chiste, y sacarle carcajadas a la gente. Si se hace bien, las risas llegarán por si solas: El Stand Up no es humorismo. No es lo mismo que hace, por ejemplo, Andrés Poveda. Él te cuenta un relato gracioso; el Stand Up se trata de compartir situaciones que vivimos para que la gente no se sienta sola en este planeta. No es lo mismo decir un chiste y contar un cuento gracioso, que narrar una experiencia cotidiana, aclara Tino Ortíz, standupero (término coloquial que se usa para referirse a quienes se dedican a la actividad), locutor, y empresario, quien pone un ejemplo simple: Es como cuando te paras a las cinco de la mañana y pisas un Lego al revés. Al que lo vivió le da mucha risa. Obviamente, le añades otros elementos y vas armando [una rutina], añade Tinomatik, como también se le conoce a Ortíz.

Chicho, compañero de Miss Chomba White en el grupo Los 4treros, coincide con Tino: En Panamá no terminan de adoptar el concepto del Stand Up. La gente piensa que cuento chistes. Mis papás, que nunca han ido a un show mío me dicen: ‘Vas a contar chistes'. ¡No! Yo no cuento chistes. Yo hablo de situaciones cotidianas que son llevadas a un plano humorístico, a veces absurdo...Todavía, en Panamá, la gente no sabe que hay una escena de Stand Up Comedy y grupos haciendo comedia en bares de Panamá.

 

 

 

 

 

 

Anita Kenobi, también integrante de Los 4treros, comenta que la falta de comprensión provoca que algunos menosprecien este tipo de comedia: Antes, la gente no sabía qué era el Stand Up. Lo veían y pensaban: ‘Ese tipo está hablando penca, yo puedo hacer eso. No lo apreciaban.

Preparación

Esa actitud de la que habla Anita Kenobi, cualquiera lo puede hacer, está totalmente alejada de la realidad. Hacer Stand Up Comedy no es como robarle un caramelo a un niño.

Mucha gente no tiene idea; pero los standuperos están acostumbrados a recibir una constante educación a través de libros, cursos. Acá vienen personas de afuera a dar talleres sobre escritura cómica, vienen standuperos grandes de afuera a dar capacitaciones, dice Miss Chomba White.

Augusto Posso (actor, productor, y dueño de Planta Baja -sala que, además de Teatro, presenta Stand Up Comedy) es enfático sobre el tema de la preparación: No está mal que [cada día más personas] se atrevan a hacerlo, está bien que se atrevan; pero instrúyete, aprende. Hay muchos cursos sobre esto.

 

 

 

 

 

 

En un momento donde el público todavía está entendiendo de qué se trata la actividad, encontrarse con una mala rutina puede definir si la audiencia mantiene su apoyo o no.

[Al ir a un espectáculo] La gente se puede preguntar ‘¿esto es Standup Comedy? Si se encuentran a alguien que no lo maneja bien, lo más seguro es que digan: ‘Ya no vamos a ver Stand Up Comedy", reflexiona el también actor. Siempre hay mucho improvisado en todo, lamenta.

Tinomatik también habla de improvisados y enfoca desde otra perspectiva: El respeto a la profesión y las condiciones laborales.

El mercado está saturado por gente que hace mal el trabajo, no por  los que se tomaron el tiempo de estudiar, de pensar, de buscar ejemplos en otros lados. Esto cuesta, no se trata de pararme y hablar cualquier estupidez para ver si la gente se ríe. El grupo de los que lo estamos haciendo bien es bastante pequeño; pero el mercado está saturado de los que andan por ahí haciendo ‘Stand Up por treinta dólares, entonces, vienes tú y te catalogan igual que ellos. Así andan muchas cosas aquí en Panamá. 

-¿Podría morir el bebé en la cuna?

-¡Ese es el problema! Si los locales no se instruyen a la hora de contratar, van a matar a este bebé que no está ni en la cuna todavía.

 

 

 

 

 

 

 

Entretenimiento inteligente

El mundo de hoy exige más del entretenimiento que se le ofrece. La risa fácil a partir de clichés y comentarios intolerantes son cada vez menos aceptados. Eso obliga al artista a tener mayor ingenio y agilidad para conectar con su audiencia.

No se trata de ser ofensivo ni lastimar a nadie -dice Chicho-, se trata de jugar con la línea entre lo correcto y lo que no. No se trata de golpear al que está abajo, a las minorías. Para mí siempre se ha tratado de golpear a los opresores. Buscar el enfoque en el que veas como defiendes a los oprimidos con algo de sarcasmo y cinismo.

Como dueño de un local, Augusto Posso no solo tiene que pensar en la parte artística, también, debe pensar en el aspecto comercial. Por eso a él le gusta conversar un poco con ellos sobre ciertos aspectos del espectáculo que podrían generar conflicto.

A veces me he acercado al comediante y le he dicho ‘tratemos de suavizar esto; pero, también, hay ocasiones en que le he dicho que se exprese completamente. De eso se trata el Stand Up: Se trata de subir al escenario y decir cosas que, a veces, la gente no quiere escuchar. El comediante no se tiene que limitar porque sea un tema delicado.

Según Posso, el público también debe tener la capacidad de discernir y averiguar de qué trata un espectáculo antes de comprar los boletos: Hay shows que, desde el título, te dicen de qué tratan. Si hay temas de los que yo no quiero escuchar, de los cuales no me quiero reír, desde un principio me digo ‘para allá no voy. Si vas a ver un Stand Up, de antemano debes saber que vas a ver irreverencia. Es así.

Tinomatik coincide con Augusto Posso en cuanto a la responsabilidad del público: Siempre hay gente loca, algún fanático que te grita y te dice que eres un no sé qué, y qué se yo. Si no le gusta, váyase. Esto es humor.

No obstante, Ortíz considera que el artista también tiene una gran responsabilidad al elegir su repertorio según la ocasión.

Así como hay distintas ramas de Stand Up, también hay personas que vienen de distintas áreas. Tienes que estudiar a tu público. No se trata de menospreciar a nadie; se trata de gustos. No puedes tirar un chiste de ‘yeyesito en un lugar donde solo escuchan a Danger Man. Debes estudiar a tu público, saber a dónde vas, contemplar demasiadas cosas antes de abrir la boca. Tienes que analizar tu entorno. Quieres tirar chiste de negros en Río Abajo y, ¡para colmo!, eres blanquito.

Comparaciones odiosas

Como en todo, la tecnología es un arma de doble filo. Incluso en el mundo del Stand Up Comedy. Si bien internet, el cable, o los servicios de streaming han permitido a muchos apreciar contenidos que antes solo se podían ver viajando a Estados Unidos; también han creado un falso referente.

El Stand Up es una actividad que tiene varias décadas de desarrollo en otros países, cuando en Panamá apenas se está estableciendo. Comparar la calidad de una escena con la otra es como comparar un carro último modelo con uno de hace treinta años.

La gente que tiene Netflix, inmediatamente, te amarra a alguien que aparece en Netflix o en un ‘comedy club en Nueva York. La gente tiene eso como el estándar y de una vez te comparan con un ‘instagramer [aquel que hace vídeos de comedia en Instagram] o con Dave Chapelle. Esperan que hagas algo así, y Dave Chapelle es el rey actualmente para muchos, dice Miss Chomba White.

Anita Kenobi va por la misma línea: Te comparan con Louis CK o con George Carlin, con un montón de personas que tienen años de años trabajando en el Stand Up.

 

 

 

 

 

 

Si bien esas figuras sirven como ejemplos motivacionales, Anita comenta que también perjudican, porque las comparaciones pueden hacer que el público se decepcione de lo que en Panamá se ofrece.

Uno está en la parte donde ellos iniciaron, eventualmente, estarás donde ellos están ahora; pero, mientras tanto, recibirás las críticas y los comentarios

En el caso de las mujeres, a las comparaciones hay que añadirle los prejuicios sociales, dice Anita Kenobi: A veces la gente tiene el prejuicio de que si eres mujer no das risa o que, si eres mujer solo hablas de chistes de vaginas, la regla, u hombres. Muchos hombres solo hablan de pipís y nadie dice nada sobre eso.

Miss Chomba White, además de los prejuicios de género, admite que también ha tenido que lidiar con los estereotipos raciales.

Por ser una mujer, y negra, hay una expectativa sobre qué puedo hacer, o no, en ‘stage. La gente espera, mínimo, una One Two. Me ven el afro, me ven negra, me ven panameña: tengo que ser chabacana

El aumento de exponentes mujeres, con mejores contenidos, mayor preparación, está diseminando los prejuicios del público, comenta Miss Chomba White. Poco a poco, quienes asisten a los shows van aprendiendo y apreciando el Stand Up Comedy.

Si bien hay un apoyo entre las exponentes de la escena panameña, considera Anita Kenobi, este no es tan fuerte como debería: Hay un sentimiento básico de sororidad, aunque no estamos muy cercanas. Quizás no hay mucha cercanía, porque estamos en grupos distintos; pero no hay esa rivalidad [que hay en otros movimientos].

VEA TAMBIÉN: ¿Qué celebran los roqueros panameños en el Día Mundial del Rock? 

El horizonte

Para Tino Ortiz, el futuro del Stand Up dependerá, entre otras cosas, de la creación de un gremio u organización que proteja los intereses de quienes se dedican a la actividad.

Se necesita una sociedad para que no haya problemas entre los que hacen Stand Up. La mayoría de los problemas son por temas de comunicación. ‘Fulano me dijo que tu cobras... no que Mengano me comentó que tú hiciste... Qué él te pagó más. Con una sociedad o un sindicato se puede establecer una tarifa estándar y filtrar.

Otro elemento que para Tinomatik es necesario si se quiere ampliar el público y la aceptación, es la creación de un programa que sirva como vitrina para exponer a los talentos locales. Necesitamos un programa que enaltezca el Stand Up, que lleve este humor y esta cultura a las casas y así el público lo vea y salga a ver los espectáculos.

Chicho, de Los 4treros, también considera que un programa podría ayudar mucho a masificar del Stand Up panameño: Nunca he visto un programa de Stand Up en Panamá. He visto formatos que involucran el Stand Up en otros países. En España lo he visto, en Colombia también. Son países que apoyan su escena de Stand Up. Espero que en Panamá ocurra eventualmente.

Hay dificultades en el mundo del Stand Up; sin embargo, el de hoy, podría considerarse un momento privilegiado. Se reconocen las carencias, pero también también se sabe hacia dónde hay que ir. 

 

 

Estamos empezando. Aunque hay más standuperos, shows, grupos y plataformas, estamos empezando, gateando. La gente apenas se está acostumbrando. Estamos bastante lejos de otras ciudades; pero vamos por buen camino, reflexiona Miss Chomba White.