Variedades - 12/2/19 - 12:00 AM

Discordia entre padres e hijos

Cuando los hijos no se llevan con sus papás, es porque no existe el respeto hacia el rol y la autoridad que el padre debería ejercer, señalan especialistas.

ETIQUETAS: Familia
María Victoria Rivera | [email protected] | @mvictoriarc

La falta de respeto y confianza entre el padre y los hijos puede provocar que con el pasar del tiempo la dinámica de su relación se afecte.

"Muchas veces los padres pueden no tratar con respeto a los hijos y es exactamente lo que van a recibir de parte de ellos", dice el psicólogo Luis Ramírez.

Suele ocurrir con más frecuencia entre padres e hijos, con la madre se da menos, porque hay más comunicación con esta.

VEA TAMBIÉN: Erika Ender podría no estar en el Carnaval de Río; necesita 75 mil dólares 

Otro elemento que puede afectar la relación son la diferencia de opiniones.

"Los padres crean expectativas de su hijo (a veces inconscientemente), las cuales no tienen nada que ver con los intereses o preferencias de sus hijos. Dicho de otra forma, los padres quieren cumplir sus sueños en sus hijos y estas exigencias generan fricciones en la dinámica", añade.

Por su parte, el también especialista en salud mental Christian A. Iturralde agrega que el comparar a los hijos es otro detonante.

VEA TAMBIÉN:  El marinero Popeye cumplió 90 años

"Tienden a decir: 'a tu edad tu hermano ya sabía hacer eso'. Cada hijo es un ser único y tiene sus propias capacidades y habilidades. Además, el ciclo de desarrollo es individual incluso para gemelos", explica Iturralde.

"Pueden surgir situaciones que provocan ansiedad, estrés o depresión. En otros casos genera agresividad y violencia", explica la psicóloga Xochitl Mckay.

A pesar de que la situación no se perfila favorablemente, existen mecanismos para mejorarla. "Lo primero es buscar apoyo en el profesional idóneo adecuado (psicólogo, terapeuta de familia u orientador familiar)", recomienda Iturralde.

Mientras, Ramírez plantea: "El padre debe tener claro su rol de padres, no deben ser 'amigos' de sus hijos".

VEA TAMBIÉN:  Elementos que harán tu vacaciones inolvidables

También se debe observar cómo se maneja la ira, los sentimientos de culpa y concentrarse en las emociones. Tener tiempo para la buena comunicación, ya que de esta forma se podrán conocer los gustos, intereses, preferencias, metas y deseos de cada uno, indica Mckay.

Una buena forma de hacerlo es adoptando una nueva manera de preguntar, por ejemplo, el ¿cómo estás? Por ¿cómo te sientes?; ¡no sabes hacer nada! por ¿qué alternativas tienes? o ¡solo das problemas! por ¿cómo te ayudo a solucionarlo?

Empieza y termina el día informado.

Regístrate para recibir nuestro Boletín del día.