Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Variedades - 06/8/19 - 09:00 AM

De donarle un riñón a Selena Gómez a dejar de hablarle

La razón principal del distanciamiento entre las actrices se habría desencadenado por los comportamientos de Selena.

Selena Gómez y Francia Raisa.

En el 2017 Selena Gómez anunció mediante una publicación en Instagram que el lupus, que padece desde 2015, le había afectado a un riñón y necesitaba un trasplante. Su amiga, y también actriz, Francia Raisa fue la donante. Sin embargo, según el medio Radar Online, parece que ambas ya no se hablan.

La razón principal del distanciamiento que sorprendió a todo Hollywood se habría desencadenado por los comportamientos de Selena, quien según Francia "está eligiendo alternativas muy poco saludables para su vida".

Ambas actrices se conocieron en 2008, cuando Disney y la cadena ABC llevó a varias estrellas a un hospital de niños. Desde entonces se convirtieron en grandes amigas. Según el Instagram de Raisa, Selena le habría regalado un collar que dice "una hermana es una amiga para siempre", en sus primeros días de aventuras.

VEA TAMBIÉN: ¿Qué es la neuropsicología? 

No existen palabras que puedan describir lo muy agradecida que me siento con mi amiga Francia Raisa. Ella me ha hecho el regalo más importante y se ha sacrificado donándome un riñón. Estoy increíblemente bendecida. Te quiero mucho hermana, escribió Gomez en su cuenta de Instagram junto a la foto en la que ambas aparecen en una camilla de hospital en lo que parecen ser los momentos previos a la intervención quirúrgica.

Sin embargo, y a pesar de los comentarios sobre el estilo de vida de Gomez, esta parece estar en uno de sus mejores momentos tras haber celebrado, hace un par de semanas, su cumpleaños. Hace dos años empezó una guerra por la privacidad al decidir cerrar su perfil de Instagram.

VEA TAMBIÉN: Eva Longoria ama a Dora

Pero 2018 se convirtió en uno de los años más duros para la cantante: tras la recuperación de la enfermedad y la operación llegaron las peleas con su madre; la terapia para enfrentar la ansiedad y la depresión; y una relación de ida y vuelta con Justin Bieber que acabó peor que mejor. Finalmente, terminó el año ingresada en un exclusivo centro de rehabilitación, el mismo en el que ha tratado de curar sus adicciones Kit Harington y que cuesta 100.000 euros al mes.

Ahora parece que Selena ha logrado el control de su vida y solo queda esperar qué pasará con esta gran amistad. 

 

 

 

 


Ver esta publicación en Instagram