Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Variedades - 02/1/19 - 12:00 AM

Conectan decenas de corazones

Lo que al principio comenzó como una pequeña idea, hoy va encaminado como un movimiento en crecimiento que busca hacer un cambio positivo a través de los niños.

Los voluntarios durante su visita en Panamá.

Impulsadas por el sentimiento de ser un medio de cambio y solidaridad con los menos privilegiados, Aziza Aznizan de Malasia y Lika Torikashvili, de Estados Unidos, crean en el 2015 el movimiento denominado "Paint the World" (pintando el mundo), que por primera vez llega a América Latina, y Panamá fue el primer país en visitar.

Este movimiento se caracteriza por reclutar a amigos que estén dispuestos a dar lo más valioso que tienen que es su tiempo y compartir con niños que generalmente no cuentan con nadie. "Hay tantos niños que necesitan ayuda, y los privilegiados por voluntad propia no hacen nada", señala Aziza Aznizan.

VEA TAMBIÉN: El cine va viento en popa

Durante su visita en Panamá, el pequeño grupo fue a diferentes lugares como la Fundación Luz y Esperanza en la que se alberga a niños en riesgo social.

Los integrantes de este movimiento, que se han conocido en la universidad EU Business School en Barcelona, España, y la que les brinda su apoyo han visitado diferentes países.

No buscan recaudar dinero, sino con sus propios ingresos y con la ayuda de sus amistades cercanas brindan algunos alimentos y principalmente comparten con los pequeños.

A través de este movimiento, Aznizan abrirá una escuela primaria en Borneo y cada año ayudan a más de 3,000 niños.

VEA TAMBIEN: Buscan mejorar vidas

Bajo el lema "Si no soy yo, ¿quién? y si no es ahora, ¿cuándo?", más amistades se siguen uniendo, como la panameña Rebeca Yee, quien al conocer esta iniciativa no dudó en formar parte y esperan que más panameños se unan y puedan así ayudar a otros.

En Síntesis

Namibia, Uganda, Kazakhstan son algunos de los países que ha visitado esta joven de 22 años que busca ser un medio para que la gente se humanice más en estos tiempos en los que el consumismo es dueño de la mayoría y que lo que ella llama privilegiados, puedan aprender de aquellos que no han tenido buenas oportunidades para tener un cambio en su vida.