Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Trabajadores como Giovanni Marra, que entrega comida en Italia, tienen miedo, pero siguen trabajando. Foto / Alessandro Grassani para The New York Times.

Virus expone fallas de la ‘gig economy’

Kate Conger, Adam Satariano y Mike Isaac
Los trabajadores de esta índole han sido los más afectados. En Milán, Italia, Giovanni Marra dijo tener miedo, pero que continuaba entregando comidas para una de las apps de entrega de alimentos que tiene permitido seguir operando en Italia, Just Eat.
En San Francisco y más allá, el coronavirus podría crear un punto de inflexión en cómo trabaja y vive la gente. Foto / Josh Edelson/Agence France-Presse — Getty Images.

Este momento podría cambiar el futuro

Miriam Pawel
El coronavirus tendrá un lado positivo si funge como el impulso para una revuelta constructiva, de la forma en que la repentina dependencia forzada en las telecomunicaciones ya está teniendo un impacto.
Hamda Abdi Dahir (izq.) y Hanna Mukhtar entrenan con su coach. Más mujeres acogen el deporte. Foto / Mustafa Saeed para The New York Times.

Mujeres somalíes descubren el correr

Abdi Latif Dahir
“Cuando corro, me siento fuerte y libre”, dijo Hanna Mukhtar, quien ganó la carrera de 10 kilómetros este año y el pasado.
WeWork, la empresa de renta de oficinas, canceló su OPI y cambió a su director ejecutivo el año pasado. Foto / Mike Segar/Reuters.

Llegan los despidos en masa en empresas tecnológicas

Erin Griffith
A nivel mundial, más de 30 empresas de arranque han recortado más de 8 mil empleos en los últimos cuatro meses, de acuerdo con un conteo de The New York Times.
La DJ Nazira en Zvuk, un evento de antro que fundó en Almaty. Foto / Damir Vtow para The New York Times.

Jóvenes disfrutan de la libertad gracias a un evento techno

Thomas Rogers
“Quería crear un espacio donde la gente pudiera ser un bicho raro, ser libre, gay, heterosexual, rico, pobre, donde se pudiera desvestir si quisiera”, dijo Nazira, una estrella en el mundo de la música electrónica,
Danielle Williams inició Team Blackstar hace 6 años para reunir a paracaidistas de color. Saltando en Dallas. Foto / Dave Ryder.

Lleva la diversidad al paracaidismo

Alina Tugend
En el 2014, Danielle Williams cofundó el Team Blackstar, para paracaidistas de color, que ahora cuenta con 270 miembros. Hacen un salto anual juntos y tienen una página privada de Facebook donde estos temas se discuten a menudo.
El Lejano Oriente ruso es una gran extensión donde, como escribió Anton Chekhov, “la gente no teme hablar en voz alta”. Foto / Davide Monteleone para The New York Times.

Librepensadores van a Lejano Oriente ruso

Andrew Higgins
“Aquí puedo ser mi propio dictador”, dijo Sergei Lunin, un crítico, describiendo sus planes para convertir la tierra, que el Estado ruso le regaló, en un refugio.
El taller mecánico de Zhang Xu en Shanghai tiene pocos clientes. Lamenta haber regresado al trabajo. Foto / Henri Shi para The New York Times.

China emprende el accidentado regreso al trabajo

Keith Bradsher
Los funcionarios locales están presionados a reducir las infecciones nuevas, lo que los pone nerviosos respecto a permitir que la gente regrese a trabajar.
Las cancelaciones deportivas por el coronavirus podrían ser un descanso útil de una “obsesión poco saludable”. Foto / Vincent Tullo para The New York Times.

Un tiempo fuera de hacer trampa

Alan Mattingly
“Tal vez esto sea un reinicio, una desintoxicación para desacelerar o recalibrar nuestro metabolismo”, escribió John Branch. “Tal vez, cuando todo esto termine, estaremos extrañamente agradecidos por el enema cultural”.
La prohibición de las reuniones públicas impuestas como resultado del coronavirus ha dificultado la reunión para conmemorar a los que han muerto por el virus, o por cualquier otra cosa. Foto / Galería The New York Times.

Un adiós prolongado: los funerales también deben postergarse

Kirk Johnson
El coronavirus, con sus efectos de frustración y encierro (órdenes de quedarnos en casa, prohibición de reuniones multitudinarias y temor de viajar y estar expuestos), ha acabado con las tradicionales despedidas, independientemente de la causa de muerte.

Páginas