Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Tecnología - 26/9/19 - 12:00 AM

Galaxy Note o iPhone Pro, ¿cuál es mejor?

La nueva versión de Android hace los Galaxy Note mucho más fáciles, de más de 4000mAh, lo que permite realmente usar y abusar del teléfono por un día entero sin tener que cargarlo.

Samsung inició lanzando su nuevo Galaxy Note 10 en agosto y recién la semana pasada Apple lanzó su iPhone 11 Pro. Foto/Cortesía
  • Mayer Mizrachi

Es septiembre, lo que significa que todas las marcas de tecnología de consumo comienzan a lanzar sus dispositivos más innovadores y de más alta gama para aprovechar la temporada de compras navideñas.

Samsung inició lanzando su nuevo Galaxy Note 10 en agosto y recién, la semana pasada, Apple lanzó su iPhone 11 Pro. Ambos prometen ser grandes saltos en innovación, sin embargo, luego de usar cada uno de estos teléfonos por seis días, la realidad es que son mejoras, no disrupciones que los contrastan con sus versiones anteriores.

Solía ser, que si tú querías una buena cámara y una buena resolución de pantalla, optabas por un Android, y si querías usabilidad y simplicidad optabas por iPhone, sin embargo, ambos teléfonos se han complementado en las áreas donde más carecían. La nueva versión de Android hace los Galaxy Note mucho más fáciles, de más de 4000mAh, lo que permite realmente usar y abusar del teléfono por un día entero sin tener que cargarlo. Quizás, lo más sorprendente es que, con un uso disminuido de fin de semana, ambos teléfonos duraron más de dos días sin cargar, y a la hora de cargar, finalmente iPhone viene con un cargador de alta velocidad como los que los Galaxy han tenido por varios años.

TE PUEDE INTERESAR: El fin de la era de Netflix

Estos cargadores te permiten cargar tu teléfono completamente en menos de una hora. El Galaxy Note 10 ahora incluye un detector de huellas, es decir que, para desbloquear el teléfono solamente tienes que poner tu dedo en la pantalla y no en la parte trasera del teléfono como antes. Pero, ambos titanes telefónicos han retrocedido en ciertos factores, por ejemplo, en el Note 10, el hecho de que tienes un vidrio y una pantalla entre tu dedo y el lector biométrico significa que debes de ejercer un grado de presión para que detecte y lea tu dedo. 

Además, para activar el lector toca encender la pantalla y luego poner el dedo, mientras que antes solo colocabas el dedo en el lector trasero y ya se encendía y desbloqueaba la pantalla. Puede sonar detallista y minucioso, pero, la realidad es que, en días de consecutivo uso, estos detalles se vuelven tediosos y ruegan a uno reconsiderar si está recibiendo más en este nuevo modelo.

Por otro lado, el iPhone Pro ha removido el detector de presión de la pantalla conocido como '3D Touch' que permitía que ciertas acciones se dieran con ejercer más presión en la pantalla, incluyendo la habilidad de encender la linterna, activar la cámara y mover el cursor desde el teclado. Dichas acciones las han reemplazado por mantener presionado por un segundo ciertas acciones. Esto ha creado mucha fricción para los fanáticos adherentes de iPhone. Considerando esto te preguntarás: ¿Cuál es mejor, el iPhone Pro o el Note 10? Pues, por primera vez estos dos teléfonos, titulares de sus respectivas marcas, están casi perfectamente comparadas. En esta ocasión, escoger entre uno y el otro es más un factor de preferencia de software que hardware. Es decir, depende si te gusta más iOS que Android.

Comparar el iPhone Pro con el Note es comparar peras y manzanas: para el gusto los colores, pero ambos te dan el mismo beneficio. Por el contrario, la pregunta que yo realmente me hago es: ¿valen los mil dólares que cuesta cada uno de estos teléfonos? La respuesta es no. Ni el Galaxy Note 10 ni el iPhone Pro incluyen mejoras que alteran enormemente tu experiencia celular. Si tienes el Note 9 o el iPhone XS no sentirás una gran mejora al cambiarte a las nuevas versiones de estos dispositivos, pero sí sentirás el golpe al bolsillo cuando te toque pagar mil dólares por un teléfono que no ha cambiado mucho desde hace un año atrás.