Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Sociedad - 26/5/19 - 12:00 AM

Usuarios del Metro de Panamá piden más fiscalización

Muchos usuarios están de acuerdo con no comer y beber dentro de los vagones, también hacen un llamado a las autoridades competentes a hacer igual de estrictos con aquellos que obstruyen el paso o no le dan los puestos a embarazadas, discapacitados y personas de la tercera edad.

La población está de acuerdo a que se mantengan las sanciones y multas para quienes incumplen las reglas del Metro de Panamá.

Los usuarios del Metro de Panamá están dispuestos a respetar las normas de uso del transporte público, después de que se aplicara una multa de $100 por beber agua adentro de los vagones.

Las reglas son claras y no se permite ingerir comidas o bebidas dentro de las instalaciones del Metro de Panamá y son indicaciones que se dan repetitivamente dentro de las instalaciones, pero nadie había pensado en el "castigo" por no seguir indicaciones.

"Lo mejor es esperar un poco y comer o beber antes de subirnos al tren, así evitamos accidentes", destacó Katherine González, quien todos los días utiliza la Línea 2.

Aunque así como ella, muchos usuarios están de acuerdo con no comer y beber dentro de los vagones, también hacen un llamado a las autoridades competentes a hacer igual de estrictos con aquellos que obstruyen el paso o no le dan los puestos a embarazadas, discapacitados y personas de la tercera edad.

"Nadie se opone a cumplir las reglas, pero debe ser aplicada para todos por igual", destacó Julio Ávila, jubilado, quien confiesa que muchas veces pasa momentos amargos con hombres y mujeres, quienes no ceden el paso.

VEA TAMBIÉN: Juan Carlos Varela administró un gobierno acorralado por las renuncias

Además, recordó que el exceso de equipaje también debe ser fiscalizado por los inspectores del metro para garantizar la comodidad.

VEA TAMBIÉN: Manipulación del Ministerio Público en caso Ricardo Martinelli