Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Sociedad - 21/9/19 - 08:15 AM

Arquidiócesis de Panamá, herida y avergonzada por conductas inapropiadas y escandalosas de tres sacerdotes

Los sacerdotes Rogelio Topin, Orlando Rivera y Karl Madrid fueron separados de sus funciones y deberes como presbíteros, desde el pasado 6 de septiembre de 2019.

Los tres sacerdotes señalados no podrán administrar ningún sacramento, según informó la Arquidiócesis de Panamá.
  • Redacción / @PanamaAmerica

La Arquidiócesis de Panamá emitió un comunicado la mañana de este sábado 21 de septiembre que "se siente profundamente herida y avergonzada, al recibir informaciones sobre las conductas inapropiadas y escandalosas de los sacerdotes Rogelio Topin, Orlando Rivera y Karl Madrid".

Los sacerdotes son acusados de pagar, presuntamente, por favores sexuales.

En un video que publica el medio Claramente en redes sociales, aparece un joven que denuncia el pago de favores sexuales con el sacerdote Rogelio Topin.

En el video, grabado por el joven con su celular, se observa cuando Rogelio Topin lo recoge en su automóvil e inician una conversación erótica. Incluso, el sacerdote habla sobre su participación en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

Luego de la conversación, ingresan a un sitio de citas, conocido popularmente como "push", donde, aparentemente, mantienen relaciones sexuales.

Por estas "conductas inapropiadas y escandalosas" de los tres sacerdotes, la Arquidiócesis de Panamá tomó la "decisión de separarlos de sus funciones y deberes como presbíteros, desde el pasado 6 de septiembre de 2019, según se prevé en la Iglesia Católica ante estas circunstancias".

En el comunicado se explica que "la Iglesia Arquidiocesana no ha sido informada de que exista alguna acusación en contra de estos presbíteros, pero se ha tomado esta previsión de suspenderlos con el fin de restablecer la justicia, procurar la conversión del clero y reparar el escándalo causado".

Por la suspensión, los tres sacerdotes señalados "no podrán administrar ningún sacramento -eucaristía, reconciliación, bautismo, unción de los enfermos, ni ser testigos de matrimonio-".

"Reafirmamos una vez más nuestro irrestricto compromiso en la búsqueda de la verdad y la justicia, único camino para una verdadera reparación y sanación de nuestra Iglesia", detalla el comunicado.

"Reiteramos nuestra posición de 'tolerancia cero' ante cualquier clase de abuso, especialmente a menores y personas vulnerables",concluye el comunicado de la  Arquidiócesis de Panamá.

¡Mira lo que tiene nuestro canal de YouTube!