Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Opinión - 13/8/19 - 12:00 AM

RMB QUINTUPLICA SU CARISMA

  • Por Riccardo Francolini Arosemena
  •   /  
  •   /  

No tengo ninguna duda que, la euforia, la alegría y la felicidad que vivió el pueblo panameño el pasado viernes, tras el veredicto de los jueces del Sistema Penal Acusatorio en declarar inocente al expresidente Ricardo Martinelli del mal llamado caso de los pinchazos telefónicos es algo totalmente histórico que quedará registrado en las memorias del país.

A pesar de que en este caso y en muchos otros casos de alto perfil, el anterior Gobierno panameñista utilizó todo el poder que tenía a su alcance para armar, fabricar e interferir en el sistema judicial para condenar al líder indiscutible del partido Cambio Democrático, no pudo. No pudo porque sencillamente la justicia y la verdad siempre estarán por encima de la maldad, la perversidad y las arbitrariedades.

Esa misma tarde y noche solo había que escuchar las distintas radioemisoras y ver en las redes sociales cómo reventaban de pasión y felicidad al darse a conocer el veredicto de inocencia del expresidente Martinelli, conocido por la gran mayoría como "El Loco". Las llamadas, por ejemplo, en KW Continente reventaban desde las 7 de la noche y pasadas las 10 de la noche. El pueblo expresaba su sentimiento, su cariño y aprecio con el hombre que les cambió la vida durante su mandato presidencial. Quien da cariño recibe cariño, dijo también otro líder panameño, Omar Torrijos.

No voy a darle más importancia a la infame conspiración que se llevó a cabo en el Gobierno anterior contra todos nosotros y los carcelazos que tuvimos que pasar por el odio y revanchismo de un mandatario, porque creo que ya eso pertenece al pasado y que la administración de justicia se encarga de ellos por los abusos cometidos. Hoy quiero destacar, principalmente, esa genuina y natural expresión de cariño y aprecio que un pueblo le dio a un verdadero líder político. Un hombre que supo ver y responder a las necesidades de una población. Ese carisma de Martinelli no se fabrica ni se imita, esa es una virtud con la que se nace, porque es innata en él.

El sábado pasado Martinelli se tomó la ciudad de Panamá, solo había que ver su recorrido por el Metro de Panamá, por el centro comercial de Los Andes y en Albrook Mall; jamás había visto algo igual y en mis años de acompañarlo en un recorrido, una demostración espontánea de simpatía y aprecio, de un pueblo como el que vi ese día, fue algo impresionante. No se trataba del recorrido de un artista nacional e internacional, sino de un dirigente político y empresario que se perdía entre la multitud, donde se fusionaba en abrazos y besos con su gente, con su pueblo, este es el verdadero Ricardo Martinelli.

Esta es la verdadera y única razón por la cual sus verdugos querían condenarlo, porque sienten la envidia de un líder nato, el hombre que se ganó el cariño y el amor de todo un pueblo y que por más campañas sucias y fabricadas no pudieron destruirlo, al contrario, lo que consiguieron fue que Ricardo Martinelli Berrocal QUINTUPLICARA la simpatía y el carisma, que nunca perdió.