Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Opinión - 19/8/19 - 12:00 AM

¿Queremos, sí o no?

...un mejor medio de transporte, seguridad, alimentos con precios cónsonos a nuestra realidad económica, medicamentos para tener una población lo más sana posible, empleos, calles pavimentadas justas...

¿Queremos, sí o no?,  que nuestra Patria pequeña sea colocada, nuevamente, en el sitial que tuvimos hace varios años?

Porque, si queremos que esto sea así, que los recursos con los que contamos, lleguen hasta los estratos más pobres de nuestra población, para que todos los panameños tengamos prosperidad de alguna manera; entonces, debemos comenzar a exigirles a los gobernantes: vocación de servicio, honestidad, respeto, más comunicación, menos promesas, menos nepotismo y más acción.

Nada de protocolos, viajes, inauguraciones, amiguismos, sonrisas falsas, mientras, se firman leyes y decretos que no coadyuvan en nada a fortalecer nuestra confianza en su trabajo diario.

Es que un gobierno, que desea realmente que los gobernados disfruten y les vaya bien, debe procurar hacer de su trabajo diario un compromiso de amor, bondad, creando seguridad, confianza, que cuando veamos sus rostros, ya sea en los medios televisivos, periodísticos o cuando escuchemos sus voces, a través de la radio, sintamos confianza y esperanza de que nos irá bien a todos los ciudadanos, dentro de lo que cabe, para vivir sencilla y humildemente con lo necesario.

VEA TAMBIÉN:Justicia y política: Martinelli

¿Queremos, sí o no, que los presidentes, tomen en serio a su población, que trabaje como lo hace cualquier jornalero, médico, abogado, contador, obrero, asistente del hogar y así, las muchas profesiones que convergen cada día en el engranaje de nuestra patria pequeña, para hacer de ella algo maravilloso?

¿Queremos, sí o no, que tengamos, cada día, un mejor medio de transporte, seguridad, alimentos con precios cónsonos a nuestra realidad económica, medicamentos para tener una población lo más sana posible, empleos, calles pavimentadas justas, para que los conductores que hacen su esfuerzo por tener un medio de transporte, no sufran las inclemencias de calles destrozadas por la falta de mantenimiento y desidia de los funcionarios al hacer su trabajo.

Claro, queremos que haya paz, serenidad en nuestro actuar, una convivencia pacífica, menos agresividad y violencia que parece ser el diario vivir.

Lamentablemente, se ha convertido nuestra patria pequeña en un ring de boxeo diario, donde todos nos creemos dueños de la verdad: en la justicia, en las opiniones, en la calle, en los medios de comunicación, nos damos al mejor postor, denigrando, constantemente, la integridad de nuestros hermanos, hermanas panameños y demás.

Claro que sí qeremos ser un país como éramos, en su momento, felices y despreocupados, que logramos ganar un buen espacio entre los países Felices del Mundo.

Ingeniero Cortizo,  Presidente de nuestra hermosa República:  procure que seamos felices con el eslogan  de Buen Gobierno.

No olvide, sí queremos que usted lo logre
Magister