Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Opinión - 31/1/19 - 12:00 AM

¿Por qué los panameños somos desplazados de los puestos de trabajo?

....los ciudadanos, que por falta de capacitación, preparación, pero sobre todo actitud, dejamos los espacios abiertos para permitir que gente con ganas de trabajar, con hambre de futuro y con ingeniosidad, vengan a decirle Sí quiero....

Cientos de miles de puestos de trabajo, desde operarios y servicio básico hasta posiciones gerenciales, están hoy día ocupados por inmigrantes, en detrimento de los nacionales. Foto: Víctor Arosemena. Epasa.

Estamos rodeados por países hermanos que están sufriendo conflictos que hacen que sus pobladores emigren buscando un futuro.

No tengo cifras exactas, pero solo basta salir a la calle y entrar a cualquier restaurante, lavaauto, comercio, oficina, y nos daremos cuenta de la cantidad de no nacionales que ocupan plazas de trabajo que van desde operarios y servicio básico hasta posiciones gerenciales.

Esto sin contar la cantidad de empresas y negocios que han sido comprados por extranjeros y que operan de manera regular.

Esto tiene un impacto negativo muy importante en la economía de nuestra población, ya que cientos de miles de puestos de trabajo están hoy día ocupados por inmigrantes, en detrimento de los nacionales.

Pero, quién es responsable de esta situación.

VEA TAMBIÉN: Las peculiares cuentas de las candidaturas por la libre postulación

Sin temor a equivocarme, me atrevo a decir que somos nosotros mismos, los panameños, los responsables de esto.

Y cuando hablo de los panameños, me refiero tanto al Gobierno como a los mismos ciudadanos.

Al Gobierno, porque ha flexibilizado las leyes de inmigración y porque no aplica los controles adecuados para garantizar la cuota de no nacionales en las empresas.

Pero muy especialmente, los ciudadanos, que por falta de capacitación, preparación, pero sobre todo actitud, dejamos los espacios abiertos para permitir que gente con ganas de trabajar, con hambre de futuro y con ingeniosidad venga a decirles Sí quiero a puestos de trabajo a los que los panameños le ponemos mala cara.

Históricamente hemos tenido las cosas muy fáciles.

La permanencia de los estadounidenses en nuestro país nos hizo mucho bien en cuanto al desarrollo, pero nos hizo mucho mal sembrando la semilla de paternalismo y del todo fácil en nuestra población.

Es así como hoy estamos pagando un precio muy alto como sociedad.

El panameño debe darle un giro a esta situación.

VEA TAMBIÉN: Cómo adoptar una nueva Constitución Política en Panamá

Y para esto hay dos ingredientes fundamentales que debemos comprender y atender.

Estos son preparación y actitud.

En el primer caso, es importante que tomemos la decisión y la acción de prepararnos mejor.

La educación en nuestro país deja mucho que desear en este momento.

Solo a través de elevar nuestro nivel de preparación, lograremos tener la posibilidad de acceder a un mejor nivel de desarrollo.

Pero, ¿qué sucede con muchos de los inmigrantes que no tienen una buena preparación?

Es ahí donde el factor actitud juega un papel protagónico.

Regularmente encuentras extranjeros que evidentemente no han tenido una gran preparación, pero que con sus ganas de salir adelante y habiendo pasado páramos en sus países de origen, toman la decisión de que ningún trabajo les quedará chico.

Se les miden a cualquier reto y se las ingenian para sacarlo adelante.

Los panameños necesitamos una dosis de estos dos ingredientes.

Debemos preocuparnos por prepararnos y por tener una actitud más positiva hacia los retos que diariamente enfrentamos.

Consultor de negocios, Especialista en manejo de marcas, incubador de proyectos, viajero del mundo.