Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Opinión - 01/4/19 - 12:00 AM

La verdad judicial no existe en el caso Martinelli

Sistema Penal Acusatorio (SPA), esgrime la existencia del principio de lealtad y buena fe en calidad de garantía de la emergencia de la verdad, con un componente adversarial, conforme al cual, un juez huérfano de preconceptos sobre el hecho, falla a partir de información de calidad que le proporcionan las partes.

Comparecencia del expresidente, Ricardo Martinelli, a una de las audiencias. Foto: Archivo, Epasa.

"El poder tiene el poder de imponer la verdad." Michel Foucault.

Vetusta es la polémica del Derecho, considerado al mejor estilo de la Teoría Pura de Kelsen, como un producto aséptico, carente de relaciones con otras disciplinas como la política y la moral, pero igual de añeja es la confrontación jurídica de Edipo Rey en Grecia, que distingue al menos dos verdades: la idea del mito conforme al cual Edipo mata al padre para casarse con su madre, de lo que luego se arrepiente y el concepto de Edipo tirano que solo actúa en pos del poder, sin efecto que lo aflija por sus actuaciones.

La polémica entre verdad material o real y la verdad judicial o procesal, es una falacia provista por la superestructura, pues la verdad ni es una ni es objetiva, sino un constructo, una percepción, favorecida por quien detenta el poder de imponerla.

El recién inaugurado Sistema Penal Acusatorio (SPA), esgrime la existencia del principio de lealtad y buena fe en calidad de garantía de la emergencia de la verdad, con un componente adversarial, conforme al cual, un juez huérfano de preconceptos sobre el hecho, falla a partir de información de calidad que le proporcionan las partes.

La noción enunciada contrae la exposición al tema de hechos relevantes, tan en boga en la actualidad, que la jurisprudencia colombiana ha identificado con la correspondencia de los mismos con la norma penal, a partir de elementos probatorios y evidencias con posibilidad de realidad, mientras la Corte Suprema de Justicia panameña utiliza el término apariencia por posibilidad.

VEA TAMBIÉN: Dios nos salve de la ayuda del Estado

En este punto, se consuma la idea, pues al decir de Nietzche, "No hay hechos, solo interpretaciones", intelección de hechos, pero más de uno para cada supuesto, y es el poder el que decide cuál de los cientos de verdades es la real.

Lo expresado indica que el juez falla sobre la base de metáforas edificadas por el fiscal y luego debatidas en juicio por contendientes, que no podrán determinar la realidad de los hechos ni la verdad, pues lo que exponen se limita a percepciones y recuerdos de testigos.

En síntesis, la vehemente discusión desarrollada en el Debate Abierto del domingo 17 de marzo de 2019 entre panelistas en torno a la posibilidad de correr de Ricardo Martinelli para los cargos de Alcalde y Diputado, constituye un ejercicio inútil, pues el expresidente será considerado héroe o villano, según los vaivenes de un poder en transición con motivo del proceso electoral y la asunción de un nuevo gobierno en julio de 2019.

Abogado.