Opinión - 30/12/18 - 12:00 AM

La justicia vilipendiada… ¡papa caliente!

De esta crisis de justicia, los ciudadanos y la sociedad civil organizada acusan al sistema, señalando –por ejemplo– al Ministerio Público (MP) de aplicar una descarada justicia selectiva, sospechosamente alineada con los intereses del poder político de turno.

El panameño padece los efectos prácticos de una justicia inoperante, selectiva, descarada y en deuda con miles de ciudadanos que siguen esperando resoluciones de conflictos y procesos que no avanzan.
ETIQUETAS: Corte Suprema de Justicia | Ministerio Público | Justicia Selectiva
Adiel Bonilla | [email protected] |

En la agonía del año que se va y a la vez en el umbral del nuevo que se asoma, es oportuno echar un vistazo a algunos aspectos en franca crisis de la actual administración de justicia en Panamá, que para resumirla en una frase coloquial, bien le caería calificarla como una verdadera "papa caliente". 

La frase es propia de la conversación corriente y del entendimiento popular, pero si no fuera el caso, entiéndase por "papa caliente" algo de lo que nadie se quiere responsabilizar; se lo pasan de mano en mano y nadie lo toma.

De esta crisis de justicia, los ciudadanos y la sociedad civil organizada acusan al sistema, señalando por ejemplo al Ministerio Público (MP) de aplicar una descarada justicia selectiva, sospechosamente alineada con los intereses del poder político de turno.

El MP lo niega y se defiende al señalar que la falta de eficacia en procesos emblemáticos se debe al Órgano Judicial (OJ), que  estaría plantando trabas en el camino.

VEA TAMBIÉN: ¿Es legal patear cabezas en Panamá?

El OJ tampoco recibe la crítica, se excusa con la falta de presupuesto para implementar procesos pendientes en la administración de justicia.

La papa asciende a lo más alto de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), donde los togados del Supremo advierten que siguen operando con un lastre de interinidad por culpa de los diputados y del Ejecutivo, que no se ponen de acuerdo para nombrar a los magistrados que hacen falta. 

El ciclo de rebotes termina devolviendo la papa caliente a las manos del panameño común, que al final padece los efectos prácticos de una justicia inoperante, selectiva, descarada y en deuda con miles de ciudadanos que siguen esperando resoluciones de conflictos y procesos que no avanzan.

Por eso hablamos de una "justicia vilipendiada" por los poderes fácticos, que con sus actos (por acción u omisión), este año han mostrado desprecio hacia ella.  Aquí una lista de sus deudas

Corte interina a falta de tres magistrados en propiedad, con dos de ellos actuando con su plazo constitucional vencido por más de un año, algo inédito en la historia de la República. 

VEA TAMBIÉN: El derecho: la tierra y la vaca

Plaga de interinidad también en jueces, con el agravante de que más del 60% de los jueces nombrados llegaron allí "sin apego a las normas de carrera", según ha denunciado Alianza Ciudadana Pro Justicia. 

Sin dejar de mencionar una Justicia Comunitaria de Paz que no termina de arrancar y un Tribunal de Integridad de Transparencia que existe en el papel, mas no en la práctica.

Entonces, ¿quién se responsabiliza de esta papa caliente?

Empieza y termina el día informado.

Regístrate para recibir nuestro Boletín del día.