Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Opinión - 08/8/19 - 12:00 AM

La Fuerza Pública y su evolución histórica

... para entender lo que ha sido el componente armado panameño, hay que hacerlo en el marco de lo que denomino tres momentos en un ir y venir. Con Remón, se abren espacios para que noveles cadetes, provenientes de sectores medios y populares, ingresen  al cuerpo armado, ganando posiciones de mando. 

En foto de archivo, tomada en 1985, el general Manuel Antonio Noriega saluda a la tropa en un lugar no identificado. Foto: EFE.

La Fuerza Pública, tiene que recuperar su memoria histórica.

¿De dónde viene su iter histórico?

Si no lo hace, sencillamente será un brazo represivo de intereses de poderes.               

Renato Pereira, en su libro Las Fuerzas Armadas, nos brinda datos importantes de la evolución histórica de esa institución.                   

Desde mi perspectiva, para entender lo que ha sido el componente armado panameño, hay que hacerlo en el marco de lo que denomino tres momentos en un ir y venir. Explico: 

VEA TAMBIÉN: ConsensosConstituyenteProgreso

1. Primera etapa. Con Esteban Huertas, quien al inicio de la República y por las razones que sean, colaboró con los grupos de poder, para asegurar la separación de Panamá de Colombia.

Amador Guerrero, lo separa muy tempranamente del mando de la fuerza pública.

Con ello se inaugura un periodo que da cuenta de un pie de fuerza o de la fuerza bruta al servicio de la oligarquía. 

Cuadros provenientes de esa élite de poder, ingresaron al cuerpo armado como recurso para el control político.

Con el general José Antonio Remón Cantera, la policía se redimenciona profesionalmente. 

Los conflictos entre las fracciones de la oligarquía en relación con el poder, la van dotando de un poder beligerante en la solución de tales conflictos. 

VEA TAMBIÉN: Trabajemos por Panamá

Con Remón, se abren espacios para que noveles cadetes, provenientes de sectores medios y populares, ingresen  al cuerpo armado, ganando posiciones de mando. 

Con el general Bolívar Vallarino, el papel beligerante y componedor de los conflictos interoligarcas llegan a su cúspide.

Hasta ese momento, continuaba con el perfil de instrumento de represión contra el pueblo y el movimiento popular. 

2. Segunda etapa. La crisis nacional se exacerba en 1968.

En ese contexto, aquellos jóvenes que ingresaron con Remón, dan el golpe militar y previo a un intento de la oligarquía de volver por los caminos del ancien régimen, a partir de 1969, con Omar Torrijos, se inaugura un nuevo período de evolución del componente militar.

Dos hechos destacan en esa coyuntura: uno, el rechazo de los tratados tres en uno, versión renovada de la perpetuidad; y dos, la carta que dirige Omar Torrijos a uno de los Kennedy, donde le señalaba, que había llegado el fin de la época en que los fusiles apuntaban contra el pueblo.

Con Torrijos, el país dio un salto de calidad.

La yunta pueblo gobierno fue la expresión clara del nuevo rol de la guardia nacional.

Con la muerte de Omar, dentro de un marco de agotamiento de lo que se llamó "el proceso" y cumplida tareas estratégicas de la nación, emergen conflictos agudos en la fuerza pública y previa salida de algunos oficiales, surge Manuel Antonio Noriega.

Con la invasión de tropas estadounidenses al país, el ejército, todavía impregnado de torrijismo, es barrido y destruido. 

3. Tercera etapa; se da curso a la reconstrucción del componente de fuerza con la asesoría de los invasores.

La estrategia, borrar de su memoria la egregia figura de Omar Torrijos. 

En el componente policial y otros represivos,

Omar no existió.  

Abogado y Cientista Político.