Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Opinión - 12/8/19 - 12:00 AM

La empresa y los costos de transacción

Independientemente de las acciones que se lleven a cabo en el mercado para realizar un intercambio de bienes y de servicios por parte de los actores en la economía, se incurre en el denominado costo de transacción.

El costo de transacción fue identificado por el británico Ronald Coase, ganador el Premio Nobel de Economía en el año 1991. Foto Archivo.

En el mercado se conjugan una serie de circunstancias, en las cuales, las empresas mantienen variables endógenas e identifican variables exógenas, que establecen las condiciones, tanto a favor como en contra de sus objetivos definidos y de la búsqueda de sus beneficios económicos.

Las empresas, con o sin fines de lucro, tienen incentivos de realizar una planificación, con el objeto de administrar lo más eficientemente posible sus recursos, que les permitan alcanzar sus metas proyectadas, y para mantener su identidad como tal, y, sin duda alguna, su permanencia en el mercado.

Sin embargo, los oferentes y los demandantes, se enfrentan a una serie de factores que determinan las decisiones racionales e irracionales de los distintos actores en la economía, en ocasiones, estas promueven incentivos para su crecimiento, y en otras crean las distorsiones voluntarias e involuntarias, y, en algunas otras, se desarrollan las condiciones naturales y las condiciones esperadas del mercado.

Independientemente de las acciones que se lleven a cabo en el mercado para realizar un intercambio de bienes y de servicios, por parte de los actores en la economía, se incurre en el denominado costo de transacción. 

VEA TAMBIÉN: La Copa Wimbledon en la Rosada

Este costo fue identificado por el británico Ronald Coase, ganador el Premio Nobel de Economía en el año 1991.

Se pueden agrupar los costos de transacción de distintas formas, pero al final se logran resumir.

Por ejemplo, el primero de ellos es el costo de búsqueda de proveedores.

No es más que el tiempo y los recursos que destinan las empresas para identificar y encontrar a las proveedoras de materia prima, de recursos y/o de clientes intermedios y/o de clientes finales.  

Adicionalmente a lo indicado, se puede traducir en costos de investigación en el mercado, que vendría a ser aquel que se incurre, con el objeto de obtener información para la toma de decisiones empresariales y para seleccionar a las potenciales empresas a contratar o a suplir bienes y/o servicios en el mercado.

El segundo de ellos, es el costo de negociación de un acuerdo empresarial.

Todos los recursos que emplea una empresa para tal fin, tales como: el tiempo destinado a la preparación, los recursos destinados para llegar a un acuerdo comercial, las disposiciones y las cláusulas que se encontrarán en el acuerdo negociado, y que serán redactados en el contrato.

Además, de lo que conlleva a la firma del mismo. 

VEA TAMBIÉN: Los 'premios' de Varela a los estamentos de seguridad

El tercero de ellos, es el costo de seguimiento y de cumplimiento de contratos vigentes.

En otras palabras, aquellos costos vinculados para que la otra parte contratada cumpla con los términos negociados y pactados.

Esto incluye, mantener los recursos disponibles para hacer cumplir el mismo, inclusive, de ser necesario, hacerlo cumplir en los tribunales de justicia.

Docente. Coordinador de Investigación. Facultad de Ingeniería Industrial. Universidad Tecnológica de Panamá.