Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Opinión - 31/7/19 - 12:00 AM

La Beca Universal: beca o subsidio disfrazado

El amor es universal, la historia es universal, el perdón es universal; pero una beca, una beca es algo especial para quien la recibe. Un pueblo educado combate la corrupción y castiga a sus dirigentes con los votos.

El Estado debe establecer una Beca Estudiantil que premie al estudiante que se esfuerza en la búsqueda de la excelencia. Foto: Archivo.

Uno de los tantos incentivos a la mediocricidad y limitantes del progreso en nuestro país son los famosos "subsidios" a los cuales, los panameños, nos hemos acostumbrado y que se hacen insostenibles para las finanzas públicas.

Además de promover la mediocricidad, muchos de ellos son mal utilizados, con múltiples fallas de controles y presos del juega vivo.

Pero hoy, no voy a referirme a todos ellos.

En esta ocasión, me voy a referir a uno que está disfrazado con otro nombre y apellido y el cual es el sol para los gobiernos en el desarrollo de la mediocridad.

Me refiero a la famosa Beca Universal.

Toda beca, en todas parte del mundo, tiene como objetivo fundamental el desarrollo intelectual, educativo y profesional de quien la recibe.

Toda persona que recibe una de estas bendiciones, la ve como una forma de su desarrollo y, en muchos casos, además, de lograr sus sueños de mejor calidad de vida y un futuro prometedor.

Aunque toda beca es buena para quien la recibe, la "Beca Universal" en nuestro caso, es otro más de los subsidios del Estado Panameño, poco bien orientada y que no promueve la búsqueda o desarrollo educativo de los estudiantes.

Mas bien promueve un emolumento sin esfuerzo que reciben los padres de los estudiantes, los cuales se han acostumbrado al rendimiento intelectual mínimo requerido y en nada promueve la excelencia, y lo peor de todo, es que los padres se han olvidado que la educación empieza en casa y que son ellos quienes deben incentivar el hábito del estudio en sus hijos, para que sean personas de bien.

VEA TAMBIÉN: Guiados por el Espíritu, manténganse siempre alerta y sin desanimarse

Pero la filosofía actual en estos pareciera ser: Para qué mis hijos tienen que estudiar tanto, si con un promedio de 3 "tengo" ese dinerito trimestral.

Tampoco estoy de acuerdo en que se haya establecido un subsidio para prevenir y contrarrestar la deserción escolar de estudiantes o elevar los índices de inscripción y de asistencia escolar dentro de los procesos educativos de las escuelas públicas.

Los números contradicen estos objetivos de la beca universal.

En el 2018 la deserción escolar, usando las estadísticas del Meduca y tomando en cuenta los estudiantes inscritos en el último año (2018), de cada uno de los tres niveles de educación, versus los que iniciaron tres años atrás ese nivel (2016), se esperaría que estos estudiantes terminarán su ciclo en el 2018.

Ejemplo: un estudiante de Premedia que entra a séptimo grado en 2016, se asume terminará su Premedia en 2018.

Las estadísticas usando esta metodología (no la que nos quiere vender el Meduca) arrojan que la deserción en las escuelas públicas u oficiales es: Primaria 4%, Premedia 22% y Media 22%.

En promedio total de deserción es de 15%.

Pero si solo consideramos el nivel de secundaria este se eleva a 22%.

Según el Meduca, las cifras son 0.96%, 3.9% y 3.4% respectivamente.

VEA TAMBIÉN: De Garzas, Àguila Harpía, Murales y Juegos de Antaño

Lo que debe hacerse es mejorar la educación a todos los niveles transportándola al siglo XXI, con métodos y tecnologías modernas en la que con ellas interactúan alumnos y educadores.

Hoy en día siguimos enseñando con técnicas del tiempo de nuestros abuelos y, en algunos casos, del siglo XIX.

Los tableros de pizarra y las tizas son elementos prehistóricos.

Hoy en día los tableros son electrónicos e inteligentes y se usan marcadores digitales.

Los educadores no solo deben también actualizarse, sino también deben dedicarse 100% a educar y no a hacer marchas y huelgas pidiendo aumento de salarios o canonjías para ellos, pero sin que sean evaluados.

No los vemos exigiendo o marchando por mejoras o por la elevación de la educación, ni por la excelencia educativa.

No estoy en contra de la filosofía de la beca universal.

Estoy a favor de que el Estado establezca una Beca Estudiantil que premie al estudiante que se esfuerza en la búsqueda de la excelencia.

La beca universal es imperativo revisarla y modificarla de forma tal que sea una mejor inversión en el área educativa por parte del Estado y con grandes beneficios para el país.

Proponemos el cambio de la forma de operar y administrar la "Beca Universal" con algo que he bautizado como la Beca Aes (Beca Al Estudio Sostenido).

La Beca Aes consistiría o se basaría en las siguientes premisas:

VEA TAMBIÉN: Crisis en los medios, infortunio para el periodismo

Mantener los montos actuales anuales, pero solo para los que obtengan calificaciones promedio de: Primaria 3.5, Premedia y media 4.0.

Los que se gradúan con los tres primeros puestos de honor (con una nota promedio mínima de 4.5) de primaria y premedia tendrían un mejor monto de la beca.

A los estudiantes que tengan promedio de 4.5 como mínimo, pero no están entre los 3 primeros puestos de honor, se le otrogaría una beca mejor que la correspondiente al nivel educativo al que va, pero menor al los 3 puestos de honor.

Los que se gradúan en Media con los tres primeros puestos de honor (con una nota promedio mínima de 4.5) tendrían una beca completa para cualquiera de las universidades oficiales del Estado de acuerdo con las normas del Ifarhu.

A los estudiantes que tengan promedio de 4.5, pero no están entre los 3 primeros puestos de honor, se le otrogaría una media beca.

Una beca para estudios o investigativa es para premiar a estudiantes y profesionales que se han destacado por sus logros académicos sostenidos o por sus investigaciones.

Esta es la única beca que otorga el Ifarhu, que se adapta al principio de no te esfuerzes que igual te premio.

Los incentivos monetarios hasta se recuperan en un 100% aunque el estudiante hubiese fracasado.

Basta con hacer un curso de rehabilitación de unos quince días y lograr una calificación de 3, la que no logró en en tres trimestres.

Es lamentable a dónde hemos llegado con nuestra educación.

No solo estamos retrasados en metodologías de enseñanza, sino que inventamos procesos e incentivos para promover la mediocridad entre nuestros jóvenes.

O simplemente así es tal la desidia en la educación porque a los gobiernos no les interesa un pueblo educado.

Un pueblo educado combate la corrupción y castiga a sus dirigentes con los votos.

Esperemos que con este nuevo gobierno, que al declarar a la educación como la estrella de su plan de gobierno, se inicie una nueva era de desarrollo humano que alcance a todos los rincones del país y promueva la búsqueda de la excelencia educativa tanto en los alumnos, como en los educadores y en las autoridades educativas.

Una beca para estudios o investigativa no puede ser universal.

La palabra universal significa: que pertenece a todos los tiempos, todas las personas o a todas las cosas.

El amor es universal, la historia es universal, el perdón es universal; pero una beca, una beca es algo especial para quien la recibe.

Ex-alumno del Instituto Nacional. Generación 64-65.

Ver tabla completa