Opinión - 06/1/19 - 12:00 AM

Humanidad

No más abusos, menor que infringe la ley, menor que debe ser juzgado.

Juventud, divino tesoro, guarden respeto a sus mayores. Esta generación es la del milenium, la tecnología avanzada, ellos saben cosas que en nuestras vidas hemos soñado saber.
ETIQUETAS: Juventud | Menores infractores | Violencia
Anays Jaén | [email protected] |

Nuestra juventud, cada día, la vemos camino al despeñadero, no tiene temor de nada, actúa por impulso, dice lo que siente sin pensar si ofende a otros o hace daño.

Estos chicos se creen los dueños del mundo, se les debe dar lo que piden, cuando lo piden y como lo piden, pero lo que me llama la atención es que nuestras leyes los amparan y el amparar a un menor es bueno, ya que muchos menores de edad sufren abuso y deben ser protegidos por la ley en cualquiera que sea la circunstancia que se encuentre y salvaguardar su vida.

La pregunta es ¿qué hay de aquellos menores infractores de la ley y abusadores de sus derechos?

¿Quién le pone el cascabel al gato?

Vemos a estos niños sin educación, capaces de matar a una persona sin importarles el sentido de la vida, abusan de los más débiles por diversión o para llamar la atención, no tengo la menor idea de qué pasa por la cabeza de un muchacho cuando comete un acto tan desfavorable como atacar a una persona que no puede defenderse por sus muchos años o por su discapacidad.

Y lo peor es que no sea juzgado.

¿Qué clase de ley tenemos, qué clase de jueces están ejerciendo?

Desde el punto de vista sea cual sea, esto es una actitud reprochable que no se debe tratar en juzgados de competencia.

VEA TAMBIÉN: Consulta popular: ¿demagogia pura o seriedad?

A mí sí me toca juzgar y al otro no, esto no es de mi despacho y esto sí; no, señores, así mismo como se le ampara, así mismo se les debe hacer sentir la ley a su máxima expresión.

Un individuo que se mofa y planea un acto como este sabe lo que está haciendo.

Señor juez, y si fuese usted o fuesen sus padres o algún  familiar suyo, hubiese aplicado todo el  peso de la ley.

Mientras los adultos no tomemos cartas en el asunto y sigamos 'ñañequeando' a estos menores, ellos mismos acabarán con Panamá.

Recuerden, hoy ustedes tienen el poder, la sartén agarrada por el mango, mañana ellos serán los futuros gobernantes de nuestro país y así como van descerebrados, así mismo nos matarán a nosotros que hoy somos jóvenes, pero en un par de años seremos la ciudadanía que llamarán tercera edad y nos comerán vivos.

VEA TAMBIÉN: La naturaleza de las pruebas

Despertemos, no más abusos, menor que infringe la ley, menor que debe ser juzgado.

Los menores están conscientes de lo que hacen, ellos saben más que Tío Conejo, y cuando nosotros queremos ir, ya ellos han ido y venido mil veces.

Esta generación es la del milenium, la tecnología avanzada, ellos saben cosas que en nuestras vidas hemos soñado saber y hacen cosas que jamás a sus edades, los que ya estamos pisando el cuarto escalón, pensamos en hacer.

Tomemos conciencia como ciudadanos, no deseamos ver menores maltratados, pero deseamos que ellos respeten a los demás así como se les debe respeto.

Juventud, divino tesoro, guarden respeto a sus mayores, aprendan de los ancianos, no maltraten, quizás hoy la juventud te sonríe, están protegidos, pero recuerden, la paga del pecado es muerte y la palabra de Dios nos dice que lo que siembras cosechas, nadie siembra manzanas y recoge mandarina, nadie siembra maldad y recogerá amor.... quizás la justicia del hombre hoy no tomó la mejor decisión, pero la Justicia divina llegará y lo que hoy celebran, mañana llorarán con sangre.

El fin está cerca, la maldad se nota a flor de piel, pero aún hay tiempo de cambiar.

Educadora.

Empieza y termina el día informado.

Regístrate para recibir nuestro Boletín del día.