Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Opinión - 05/9/19 - 12:00 AM

Herencia de tecnología digital

La era digital tiene desquiciado a medio mundo, sé de qué estoy hablando (no tomo licor para confundirme), un papá gasta más en un 'Smartphone' para su hijo que en vestirlo, aunque sea ropa de marca.

La tecnología es un arma de doble filo porque no es que sea mala, solo que su uso debe ser moderado. Foto: EFE.

Por la era tecnológica que estamos viviendo, que  va en aumento, las herencias, algunas, ya no serán de grandes sumas de dinero ni de ganados ni tierras, como ocurría antaño, ya a casi nadie le interesa miles de hectáreas de terreno, ¿para qué?

Si ya no siembran para cosechar, al contrario, están acabando con la naturaleza, talando los árboles que les brindaban sus frutos y prefieren venirse a la capital a comprarlos a altos precios en los supermercados.

La tecnología ha deshumanizado al hombre (generalizo), de tal manera que ama más sus aparatos electrónicos que a su familia, porque paga una gran suma de dinero por un moderno celular que hacer un buen súper y llenar la despensa de alimentos.

La era digital tiene desquiciado a medio mundo, sé de qué estoy hablando (no tomo licor para confundirme), un papá gasta más en un 'Smartphone' para su hijo que en vestirlo, aunque sea ropa de marca.

VEA TAMBIÉN: ¿Por qué se evade dialogar de una reforma fiscal progresiva?

Los celulares gallitos que le daban a los 'pelaos' para que se entretuvieran, pasaron a la historia, son dinosaurios hoy día, y si alguien todavía tiene uno, le da pena usarlo en público.

En cambio, vemos a niños de escasos tres o cuatro años trasteando un aparato sofisticado con la destreza de un adulto.

¡Santo Dios!

La tecnología es un arma de doble filo porque no es que sea mala, solo que su uso debe ser moderado y darle prioridad a las cosas, no irse a los extremos y, lamentablemente, eso es lo que estamos haciendo y los fabricantes lo saben, por eso cada vez inventan un modelo más complicado y costoso porque tienen la plena seguridad de que los clientes quieren estar a la última moda digital.

Es increíble la forma de mercadear estos aparatos cambiándoles una letra, un número, creando expectativa en los compradores impulsivos.

VEA TAMBIÉN: Sobre la tragedia de la menor fallecida en un vehículo y el llamado síndrome del bebé olvidado

El mundo tiene una marcada carencia de valores, pero supera día a día la ambición por competir a ver quién luce mejor vestido con el aparato de última moda en sus manos, no importa si eso es caldo de cultivo para los amigos de lo ajeno que también quieren lucir lo suyo a costillas del otro.

Considero que cuando reaccionemos al estilo de vida que llevamos será un poco tarde porque tenemos muchas necesidades que la tecnología no nos va solucionar, porque máquinas al fin, algún día se nos caen y adiós redes sociales.

Así de sencillo.

Ahora, el que pueda que se compre otro y otro, para dejarlos de herencia digital.

Escritora.