Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Opinión - 26/4/19 - 12:00 AM

¿Gobernados por niños?

La forma como se están comportando nos deja claro que no son aptos para gobernar porque no controlan sus emociones, ya que atacando, insultando, calumniando y ensuciando la honra ajena, no es una forma decente y honesta de llevar a cabo una campaña electoral limpia por más pacto que firmen.

Antes de ir a depositar nuestro voto, elevemos una plegaria para que Dios nos ilumine. Foto: Archivo.

Jesús dijo que si no os hacéis como niños, no entrareis al Reino de los Cielos.

Pero nuestros candidatos se hicieron niños para entrar al Palacio de las Garzas porque el pleque, pleque que tienen por las redes sociales supera los dimes y diretes de niños malcriados, faltos de educación, todo ese tiempo que pierden insultándose podrían emplearlo en convencer, de algún modo, al electorado para que voten por ellos, porque si todaví a no son, y se portan así,  ¿qué se espera que hagan cuando tengan el sartén por el mango?

La forma como se están comportando nos deja claro que no son aptos para gobernar porque no controlan sus emociones, ya que atacando, insultando, calumniando y ensuciando la honra ajena, no es una forma decente y honesta de llevar a cabo una campaña electoral limpia por más pacto que firmen.

En las cumbres, a nivel mundial, se firman muchos pactos y la mayoría duerme el sueño eterno en algún cajón de un escritorio, eso demuestra que firmar pactos no es garantía de nada, lo estamos viendo con el comportamiento de estos niños que pretenden gobernarnos por eso hemos dicho que el hecho de que una persona sea popular no quiere decir que esté capacitado o preparado moral y académicamente para llevar la máxima investidura de una nación.

Los videos han invadido las redes sociales, estamos viendo una aplicación y de pronto aparece un video de propaganda interrumpiendo lo que vemos y ahora que les ha dado por insultarse y calumniarse no hay quién aguante esto.

La desesperación se apodera cada día más de los candidatos y cuando los argumentos se acaban dan paso a los ataques de golpes bajos sin importarles la mala impresión que eso provoca en los votantes.

VEA TAMBIÉN: Cambio climático y salud

Verdaderamente que esta campaña es una de las más sucias y feas que estamos viviendo, lógicamente que es consecuencia de la corrupción que ha invadido todo lo relacionado con la cosa pública.

La palabra honradez tendrá poca credibilidad en un futuro y la ambición por el poder aumenta a pasos agigantados, porque la oportunidad de enriquecerse es casi segura, sino no estaríamos viendo lo que está pasando, nadie hace lo que nuestros políticos hacen por el solo hecho de querer servir (como una Teresa de Calcuta) a sus semejantes.

También debemos tener cuidado con los lobitos con piel de ovejas que dicen: ¿Yo, soy incapaz de hacer eso? y están listos para comerse a Caperucita roja.

Lo lamentable de todo esto es que la juventud está observando este comportamiento de quienes pretenden gobernarnos como si fuéramos una empresa de su propiedad y a muchos los confunde enormemente esta conducta tomando en cuenta el poco tiempo que queda para sentar a uno en la silla presidencial.

Antes de ir a depositar nuestro voto, elevemos una plegaria para que Dios nos ilumine y como no nos queda de otra, escojamos al que menos problema nos traiga, no porque sea el mejor, porque no hay por dónde.

Asì de sencillo.

Escritora