Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Opinión - 17/7/19 - 12:00 AM

Entendiendo el mercado contestable en el mercado pertinente

La tecnología, también tiene un papel importante, ya que esta puede ser un diferenciador, traducido en los costos de fabricación, pero dejará de ser un diferenciador, al momento en que la empresa entrante o la competencia la adquiera.

La teoría económica fundamentada en los mercados contestables o disputables tiene entre sus características, que no existen barreras a la entrada, y no existen barreras a la salida para las empresas competidoras que ingresen en el mercado pertinente, que está compuesto por el mercado geográfico y el mercado producto.

En el mercado contestable, la empresa entrante tiene incentivos, cuando observa que se han fijado precios que generan beneficios extraordinarios a la industria. 

De ahí, que las empresas existentes en el mercado pertinente, reconocen el riesgo de la variación de la fijación de precios, aún cuando estos tengan una justificación, así como de discriminarlos por área geográfica o por temporada o por distribuidor mayorista, entre otros escenarios comerciales.

Otro factor a considerar es el costo hundido, es decir, aquel que una vez se incurra, no se puede recuperar.

VEA TAMBIÉN: De qué nos quejamos,  si somos culpables

Este representa una barrera a la entrada y a la salida a las nuevas empresas, por tal razón, se convierte en un impedimento por definición. 

En ese sentido, las empresas entrantes, no deben tener impedimento en recuperar sus costos.

La tecnología, también tiene un papel importante, ya que esta puede ser un diferenciador, traducido en los costos de fabricación, pero dejará de ser un diferenciador, al momento en que la empresa entrante o la competencia la adquiera.

Por lo tanto, si una empresa está en posición de bajar sus precios, debido a que aprovecha su ventaja competitiva por tener costos más bajos de fabricación que la empresa entrante o la competencia en su conjunto, entonces debe considerar que no necesariamente generará incentivos a la empresa entrante o a las empresas existentes, retirarse del mercado pertinente, por no existir barreras a la salida, sino que puede despertar el deseo de estas en obtener la tecnología que le permita, precisamente, reducir los costos de fabricación y, por tal motivo, competir a los niveles de precios con la empresa, con la tecnología con menores costos de fabricación; por lo tanto, es un requisito que en los mercados disputables la tecnología no sea un diferenciador, sino que sea accesible para las empresas entrantes y no sea exclusiva de la empresa o empresas existentes en el mercado pertinente.

VEA TAMBIÉN: Panamá debe modernizar ley migratoria

Es dable señalar, que el tiempo de reacción ante los ajustes, será más rápido y más visible en una empresa entrante que en una empresa existente en el mercado pertinente, ya que estaría en una posición de aprovechar más rápidamente las ventajas y las oportunidades desatendidas o no maximizadas por las empresas existentes.

Lo anteriormente indicado, se puede traducir en que las empresas tendrían un tiempo de rezago para reaccionar y para evaluar los actos y las acciones provocadas por la empresa entrante.

Además, puede darse la condición que esa ventaja, sea a corto plazo, porque después se puede convertir en un beneficio nulo o negativo, lo cual, una vez explotado, la empresa entrante se retira fácilmente, por no existir barreras a la salida, es decir actúa como oportunista.

Docente Facultad de Ingeniería Industrial. Universidad Tecnológica de Panamá.