Opinión - 05/12/18 - 12:00 AM

El asalto a la seguridad social

...elevación de la edad de jubilación hasta 65 años, para luego seguir incrementándola de manera paulatina hasta los 70 años... Además, el FMI propone que, de manera inmediata, se equipare la edad de jubilaciones de las mujeres y los hombres.

Se pretende reducir el número de los pensionados, el tiempo de las pensiones, así como el monto.
ETIQUETAS: Jubilados | Caja de Seguro Social
Juan Jované | [email protected] |

La propuesta de reformas al ya maltrecho sistema de pensiones de la CSS adelantadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), las cuales sirven de sustento ideológico a la poca ilustrada clase económicamente dominante local, se plantea varios objetivos.

Entre estos se encuentran la elevación de la edad de jubilación hasta 65 años, para luego seguir incrementándola de manera paulatina hasta los 70 años.

Además, el FMI propone que, de manera inmediata, se equipare la edad de jubilaciones de las mujeres y los hombres.

No satisfecho con esto este nefasto organismo presenta una batería de medidas para reducir el monto de las nuevas pensiones, debido a que considera que la actual forma de las mismas es demasiado generoso.

El objetivo general es, entonces, reducir el número de los pensionados, el tiempo de las pensiones, así como el monto de las mismas.

VEA TAMBIÉN: Gracias a Dios, existe el afán de lucro

Enfocado el presente artículo en el aumento de la edad de jubilación, se observa, en primer lugar, que esto afecta más duramente a las personas con menor tiempo de sobrevivencia después de la fecha de obtener su pensión.

En este caso están, en primer lugar, los que fallezcan antes de alcanzar los 65 años.

Si se considera, por ejemplo, a las personas que ahora pueden jubilarse con una pensión anticipada a los 60 años, quienes con las reformas tendrían que esperar hasta los 65 años, se puede señalar que, de acuerdo con las tablas existentes, el 4.6% de las mismas fallecerán antes de alcanzar la nueva edad de jubilación.

Para las mujeres el impacto es superior, ya que actualmente pueden jubilarse con cinco años de anticipación.

El argumento de que la esperanza de vida del panameño a los 65 años es de 20 años adicionales no elimina la inequidad señalada.

En efecto, de acuerdo con los datos existentes, el 19.63% de las personas con esa edad no alcanzarán a sobrevivir hasta los 75 años, mientras que el 34.07% habrán muerto antes de cumplir los 80 años.

Si las muertes fueran un fenómeno puramente aleatorio, independiente de la situación social de las personas, no habría mucho más que decir.

Sin embargo, esto no es así.

VEA TAMBIÉN: Hasta luego, amigo periodista

De hecho todas las investigaciones realizadas en diversos países muestran que existe una alta correlación positiva entre la esperanza de vida después de los 65 años y el nivel de ingresos de los diversos grupos sociales.

En pocas palabras los más pobres tienen una menor esperanza de vida, por lo que el incremento de la edad de jubilación los impacta más duramente, ya que les recorta más significativamente los años en que estarán jubilados.

A esto se debe agregar que al elevar el tiempo en que se tiene que trabajar para sobrevivir antes de pensionarse, puede afectar las condiciones de salud de quienes deben realizar tareas físicamente demandantes, lo cual puede profundizar las diferencias antes anotadas.

También está el problema del estrés de quienes aún teniendo las cuotas suficientes para pensionarse no logran obtener un trabajo remunerado.

Estamos, entonces, frente a una medida que pretende "resolver el problema" a costa de los más vulnerables.

Economista.