Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Opinión - 02/8/19 - 12:00 AM

Constitución y poder

El tema de la crisis en nuestro país, es más que un problema de formas de cómo se van a relacionar los órganos del Estado...

En el tema de reformas en cuanto a procedimiento, se debe establecer la consulta nacional para que sea el pueblo el que decida el procedimiento. Foto: EFE.

Nicos Poulantzas, en su magistral libro El Estado Moderno, señala que el concepto Poder Político, con un formato que desde el Estado dice representar el interés general de la sociedad, en el fondo, es una expresión que da cuenta de relaciones sociales de control y dominio.

Las reglas del juego en un contexto jurídico para propiciar un fucionamiento coherente y equilibrado de un todo que se denomina sociedad y las relaciones de esta con el Estado.                                            

Contexto y texto, vienen a dar cuenta que la cuestión constitucional, texto, su reforma como necesidad reparadora se da en un contexto (tiempo y espacio), pasa por un examen y análisis fundamental para determinar si estamos ante la necesidad de un cambio constitucional, sea parcial o integral.

VEA TAMBIÉN: Hacia la conquista del caribe

Meses atrás escribí un artículo que titulé: "El parcheo constitucional, enfrenta un agotamiento: El tema de la crisis en nuestro país, es más que un problema de formas de cómo se van a relacionar los órganos del Estado, de tal suerte que minimicen el síndrome de la corrupción e influencias propensas al tráfico perverso de componendas.

Cierto, lo anterior es uno de los ejes de la crisis de institucionalidad; sin embargo, hay temas de participación democŕatica, de tutela de derechos fundamentales y garantías que demandan ajustes para mayor eficacia; en el tema de reformas en cuanto a procedimiento, se debe establecer la consulta nacional para que sea el pueblo el que decida el procedimiento.  

¿A dónde quiero llegar?

Al hecho que hay un conjunto de contenidos (paradigmas) constitucionales que se han quedado desfasados.

Siguiendo el planteamiento inicial, nos preguntamos que, siendo la Constitución que expresa relaciones y correlaciones sociales y factores de poder, ¿cómo dejar al pueblo fuera de la decisión  de la autoría de tal texto? 

Por lo anterior, me resulta nada serio la iniciativa de la Concertación de abordar este tema, sin tener fundamento legal. 

Todo lo anterior me indica que el contexto está para una reforma mucho más abarcadora que el espurio documento elaborado por este organismo. 

En lo particular, sigo pensando que el procedimiento democrático por excelencia para adecuar el texto que se requiere al contexto, lo es la Asamblea  constituyente paralela. 

Abogado y Cientista Político.