Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Opinión - 08/1/19 - 12:00 AM

Apostemos por una mujer real

...a pesar de lo determinante que sigue siendo el mundo de la moda y la belleza, cada vez más se apuesta por una mujer más real....valemos por lo que somos y no porque una organización de belleza lo determine.

En los últimos años, los certámenes de belleza se han convertido en un centro de discriminación, los estereotipos siguen estando presentes y refuerzan una idea de mujer que no existe.

Sobre todo cuando, a pesar de lo determinante que sigue siendo el mundo de la moda y la belleza, cada vez más se apuesta por una mujer más real.

Ahora bien, supongo que es atractivo a una mujer el hecho de sentirse soberana, ostentar un cetro, una corona, viajes, hacer contacto, elevar su ego y vanagloria, sin embargo, el costo es muy alto.

En este tipo de competencias se expone a la objetificación de la mujer en concursos en los que miden y pesan a las candidatas como si fueran vacas, esta apreciación es humillante para una mujer, sea de la edad que sea, merecemos un valor y ese no se etiqueta con sueños efímeros, pues valemos por lo que somos y no porque una organización de belleza lo determine.

Amigo lector, como observan, la discriminación no solo pertenece a las personas con discapacidad, también trasciende a las esferas de lo que nombraría como la cultura del narcisismo.

VEA TAMBIÉN: Los indomables quinientos metros 

En un artículo de mi autoría, publicado en este medio: Discapacidad, pobreza y orfandad, dejé sentado cómo los futuros padres, al adoptar un recién nacido, se inclinan por lo perfecto, el bebé blanco, rubio, ojos azules es el candidato ideal para la adopción, no obstante, se nos van quedando el negrito, pelo cuscú, discapacitado o bien con otras cualidades que lo discriminan como candidato al proceso de adopción.

La descalificación ocurrida a la panameña Paulette Rosales, representante de Panamá a Miss Turismo Internacional, que se llevó a cabo en Malasia el 23 de diciembre de 2018, no es nada nuevo, siento pena ajena por esta joven, pero asomo una satisfacción sana, el hecho deja al descubierto al mundo entero, la discriminación universal a la diversidad.

Según uno de los organizadores, Paulette Rosales no cumplió con los estándares de calidad que exige el concurso, pues padece de una enfermedad conocida como vitiligo.

En honor a la verdad, estos concursos de belleza no encarnan a la esencia de la mujer, la mayoría, representan chicas "light", obnubiladas por el elogio, el narcisismo y la publicidad.

Son eventos de belleza intrascendentes, sexistas y misóginos que perpetúan los patrones tradicionales de belleza, promueven la bulimia y la anorexia.

VEA TAMBIÉN: ¿Es el 2018 un año tóxico?

Es la reproducción de la mujer como una mercancía, en medio de una pandemia de violencia de género y femicidio.

Finalizo este escrito con las palabras del extinto Miguel Ángel Cornejo, famoso conferencista mexicano: "Un buen líder es aquel que ha basado su vida en valores de orden superior, como la ética, la honestidad, la formalidad y la determinación, en fin, muchas de las situaciones que caracterizan a un ser humano de clase mundial, a un ser humano extraordinario", siendo así, practiquemos la cultura de la excelencia y basta de certámenes frívolos que incitan a la cosificación de la mujer, la mercantilización de su cuerpo, la hipersexualización de las niñas y los trastornos de alimentación asociados a los cánones de belleza que las exigen altas, delgadas y, en lo posible, rubias por decir lo menos.

Nada más.

Comunicadora social.