Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
nytimesinternationalweekly - 29/11/19 - 12:00 PM

Migrantes recurren a préstamos para viajar a Estados Unidos

Esta es “la forma más fácil de alcanzar el sueño americano”, dijo el migrante de 30 años, que ahora vive en Nueva York y trabaja en la construcción.

Migrantes guatemaltecos pobres pagan miles de dólares a contrabandistas. Entrando a México. Foto/ Antonio Rojas.
  • Emily Kaplan

SANTA LUCÍA UTATLÁN, Guatemala — El empleado de Gobierno guio al representante bancario por el terreno en este poblado rural en Guatemala, describiendo la casa de ensueño que imaginaba levantar de la tierra. Señaló dónde estaría la cocina, y las recámaras. Todo lo que necesitaba era un préstamo bancario.

La verdad es que buscaba efectivo para pagarle a un contrabandista para que lo llevara a Estados Unidos.

VEA TAMBIÉN: Broadway se abre paso a la inclusión con un Tiny Tim más auténtico

El banco, Banrural, una de las instituciones financieras más grandes de Guatemala, aprobó un préstamo de construcción de alrededor de 5 mil 700 dólares. Días más tarde, el hombre cruzó furtivamente la frontera suroeste de EE. UU. con la ayuda de un contrabandista.

Esta es la forma más fácil de alcanzar el sueño americano, dijo el migrante de 30 años, que ahora vive en Nueva York y trabaja en la construcción. Permitió que se publicara sólo su segundo nombre, Yovany, por temor a represalias.

En años recientes, Guatemala ha visto niveles récord de emigración al tiempo que sus habitantes, algunos huyendo de la violencia y otros en busca de una forma de salir de la pobreza, se encaminan al norte a EU.

Algunos reúnen los honorarios para los contrabandistas entre sus parientes. Para otros, los préstamos bancarios son su boleto de salida. Los migrantes pobres piden préstamos con sus tierras como garantía, al asumir cargas que para muchos se vuelven abrumadoras y llevan a deuda y desesperación.

VEA TAMBIÉN: Vegetarianos ya podrán comprar carne a base de plantas

Dentro de este ecosistema, tal vez ninguna entidad pueda ser más central, o esté obteniendo más ganancias, que Banrural, una institución privada que tiene vínculos con el Gobierno guatemalteco.

Muchos migrantes han pedido préstamos de Banrural bajo engaños para ayudar a pagar sus viajes, de acuerdo con migrantes, funcionarios del Gobierno, contrabandistas, académicos y un ex empleado de Banrural.

Algunos, como Yovany, afirman tener la intención de construir en su propiedad. Otros dicen que quieren comparar maquinaria agrícola.

La inmigración ilegal de la zona rural de Guatemala no sería posible sin Banrural, dijo David Stoll, profesor en Middlebury College, en Vermont. Banrural es el patrocinador de facto de la migración a EE. UU..

Algunos guatemaltecos pobres carecen de garantías o contactos bancarios suficientes para asegurar un préstamo bancario. Así que recurren a un inframundo de prestamistas privados y no regulados que cobran tasas de usura.

En un proceso, el solicitante de un préstamo le entrega un título de propiedad de un terreno a un prestamista a cambio del préstamo. En una especie de farsa legal conocida como simulación, ambos visitan a un notario y testifican que el prestatario le ha vendido el título de propiedad al prestamista.

VEA TAMBIÉN: Persiste el déficit comercial de Estados Unidos

El prestamista le vuelve a vender el terreno al prestatario en otra simulación, sólo si éste paga el préstamo. De otro modo, el terreno se convierte en propiedad del prestamista.

Sin embargo, en ocasiones el prestamista y el prestatario llegan a un acuerdo solos, sin notario, y su éxito se basa en honor. Pero los residentes dicen que es común que los prestamistas usen amenazas de violencia para hacer cumplir con la agenda de pagos.

Algunos en el país intentan combatir la usura.

Mas estos esfuerzos apenas si pueden competir con la desesperación de los migrantes para hallar la manera de ir al norte.