Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
nytimesinternationalweekly - 10/2/20 - 06:00 PM

Gobierno utiliza software para avergonzar a una mujer que vistió una pijama rosada

Hay formas más insidiosas en que la tecnología puede ser usada para controlar a la gente, pero el incidente muestra la rapidez con que el uso de tecnología como el reconocimiento facial puede salirse de control.

Software en China detectó a una mujer que salió en piyama, y fue citada por “conducta no civilizada”. Foto / Johannes Eisele/Agence France-Presse, vÍa Getty Images.
  • Robb Todd

El futuro distópico pronosticado desde hace mucho podría haber llegado finalmente.

En China, se utilizó software de reconocimiento facial el mes pasado para identificar y avergonzar públicamente a una residente por conducta no civilizada. ¿La transgresión? Salir a la calle en pijama.

Una joven mujer, identificada sólo como Dong, probablemente pensó que sólo sus vecinos en Suzhou la verían afuera en su bata rosa. En lugar de eso, una fotografía de su infracción, con su nombre y número de identificación incluidos, fue publicada por el Gobierno en las redes sociales para que la viera el mundo.

VEA TAMBIÉN: Croacia detiene ola migrantes

Cuando suceden estas cosas es cuando tecnología muy elevada cae en manos de burócratas de muy bajo nivel, dijo a The New York Times, Hung Huang, una escritora a la que también le encantan las pijamas, y con bajo nivel quiero decir bajo nivel de inteligencia.

Hay formas más insidiosas en que la tecnología puede ser usada para controlar a la gente, pero el incidente muestra la rapidez con que el uso de tecnología como el reconocimiento facial puede salirse de control.

Farhad Manjoo, columnista para The Times, escribió que había justificado su apatía sobre la privacidad debido a que pensaba que no tenía nada que ocultar. Ahora, lo ve de forma diferente.

¿Quiero que cualquiera se entere de todo sobre mí?, escribió. Y de forma más directa: ¿es prudente que dejemos que cualquier entidad se entere de todo sobre todos? Porque eso es lo que está en juego.

Manjoo dijo que le preocupaba que todas las comunicaciones o pensamientos pudieran ser detectados y analizados en un futuro, y que este tipo de vigilancia amordazaría el pensamiento radical y la creatividad.

VEA TAMBIÉN: ¿Qué tan rápido es físicamente posible que pueda correr un humano?

¿Puede la voluntad humana sobrevivir a la posibilidad de que algunas compañías sepan más sobre todos nosotros de lo que cualquiera puede llegar a saber sobre sí mismo?, escribió. Me preocupa que pronto nos veamos obligados a descubrirlo.

Clearview AI podría acelerar ese descubrimiento. Charlie Warzel escribió en The Times sobre una compañía de reconocimiento facial que extrae miles de millones de imágenes de redes de contactos sociales y otros sitios para ayudar a identificar gente con su software.

David Scalzo, uno de los primeros inversionistas de Clearview, reconoció que su potencial uso indebido podría conducir a un futuro distópico —o algo. Pero dijo que no tenía caso prohibirla porque la tecnología, de forma inevitable, acabaría con la privacidad.

En lugar de eso, algunas personas están abandonando por completo la sociedad contemporánea, reportó Mike Mariani en The Times. Las así llamadas comunidades intencionales son un descendiente moderno de las colonias y comunas utópicas de siglos pasados donde individuos comparten todo, desde comidas, tareas del hogar y espacio vital hasta trabajo, ingresos, responsabilidades domésticas y la carga de autogobernarse.

Hay alrededor de mil 200 comunidades en el directorio de la Fundación para la Comunidad Intencional, que aumentaron casi al doble entre el 2010 y el 2016 en Estados Unidos. Se calcula que 100 mil personas viven en ellas, muchas desconectadas de internet.

VEA TAMBIÉN: El Talmud ya no es prohibido para las mujeres

Sumner Nichols, de 29 años, dijo querer escapar al dominio del Gobierno y las corporaciones, así que se unió a una comunidad llamada East Wind en Missouri hace cuatro años.

Va a suceder como suceda, dijo. ¿Tú como quieres vivir en ello?.