Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
nytimesinternationalweekly - 05/12/19 - 03:00 PM

Acusan a una periodista de un aborto, ella lo niega y defiende sus derechos

Hajar Raissouni lidia con las consecuencias de que su vida privada fuera tema durante semanas en los medios noticiosos. Pero está resuelta a usar su reciente celebridad para abogar por un sistema político con instituciones independientes y una prensa libre.

Hajar Raissouni, periodista crítica del Gobierno marroquí, fue arrestada por violar las leyes de aborto. Foto/ Fadel Senna/Agence France-Presse — Getty Images.
  • Aida Alami

RABAT, Marruecos — Cuando Hajar Raissouni, una periodista de investigación para uno de los únicos medios noticiosos independientes de Marruecos, fue al consultorio de su médico en agosto buscando tratamiento para una hemorragia vaginal, no planeaba volverse el centro de un debate nacional sobre la libertad de prensa, los derechos al aborto y lo que los críticos dicen es el anticuado código penal de la nación.

Pero el 31 de agosto, minutos después de recibir tratamiento, Raissouni y su prometido, Rifaat al-Amin, fueron arrestados. Rápidamente se dio cuenta de que estaba siendo arrestada debido a sus reportajes críticos sobre las autoridades marroquíes.

VEA TAMBIÉN: Ciervo Ratón, un animal en peligro de extinción es captado por cámaras

La pareja se vería acusada de tener relaciones sexuales fuera del matrimonio y de tener un aborto, ambos crímenes en Marruecos, aunque las leyes del aborto rara vez son aplicadas.

Su médico, Jamal Belkeziz, un segundo doctor y una asistente del consultorio también fueron arrestados, acusados de violar las leyes del aborto.

Su juicio en septiembre causó sensación. La decisión del tribunal de encontrar culpables a los cinco y sentenciar a Raissouni, que niega rotundamente haber tenido un aborto, y al-Amin, que ahora es su esposo, a un año de cárcel provocó un alboroto que fue acallado sólo después de la emisión de un perdón real para todos los acusados el 16 de octubre.

Raissouni aún lidia con las consecuencias de que su vida privada fuera tema durante semanas en los medios noticiosos. Pero está resuelta a usar su reciente celebridad para abogar por un sistema político con instituciones independientes y una prensa libre.

No sólo fui víctima de leyes injustas, sino víctima de autoridades injustas, afirmó. Mi caso realmente no trataba de un aborto inexistente, sino que fue el resultado de la política arbitraria del Estado.

VEA TAMBIÉN: Poeta hace su propio oasis en una biblioteca de Kabul

Raissouni parecía casi destinada a tener problemas con las autoridades marroquíes. Nació en el seno de una familia prominente de terratenientes, guerreros, intelectuales y disidentes políticos en el norte de Marruecos y fue instada desde temprana edad a exigir rendición de cuentas a las personas en el poder.

También es sobrina de dos prominentes voces de la disidencia: Soulaimane Raissouni, editor de Akhbar Al Yaoum, uno de los pocos medios noticiosos independientes en Marruecos, donde había estado trabajando; y Ahmed Raissouni, un islamista y crítico vehemente del Estado.

Pero la familia ha pagado un precio mortal por su resistencia a los poderosos. Hace apenas dos años, el padre de Raissouni fue muerto a pedradas en una disputa con otros terratenientes.

Mientras estudiaba ingeniería, a fin de complacer a su padre, Raissouni cursó en secreto una carrera en periodismo. Empezó como colaboradora de Akhbar Al Yaoum en el 2016 y ahora escribe sobre derechos humanos y política.

Conserva la compostura característica que demostró durante el juicio: es relajada, graciosa y sarcástica. Y dice que aún está resuelta a denunciar los abusos a los derechos humanos.

VEA TAMBIÉN: Científicos encuentran pistas de Alzheimer en mutación

Asegura que emergió de la experiencia sintiéndose más unida a su esposo. Discuten sobre una cita de Gandhi que cuelga en su pared. La victoria lograda con la violencia, reza, equivale a una derrota, porque es momentánea.

Discrepamos sobre Gandhi, indicó ella. No digo que la violencia debería ser la respuesta a la violencia. Pero no puedes sonreír y escribir artículos. Tienes que salir a la calle y protestar.