Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Nación - 26/11/19 - 09:30 AM

¿Es el reciclaje la solución a todo el problema ambiental?

Extinción de especies, deforestación, pérdida de la biodiversidad; calentamiento global y agotamiento de recursos. Algunos datos para pensar sobre la crisis ambiental.

Ambientalistas indican que reciclar es “la última opción de tratar los residuos para aprovecharlos”. Foto: Archivo.

En Panamá se tiran 4,700 toneladas de basura diariamente. Es el segundo país de América Latina con la mayor tasa por persona: 1.22 kilogramos diarios a nivel individual. Por delante del istmo solo está Chile con sus 1.25 kilogramos diarios per cápita y sus 21 mil toneladas diarias. La diferencia está en que los sureños tienen cuatro veces más población que los centroamericanos: Chile tiene, aproximadamente, 18.5 millones de habitantes y Panamá poco más de 4 millones.

En Panamá, solo el cinco por ciento de los desechos que se vierten se reciclan. Eso es seis veces menos que el porcentaje mínimo de basura que se recicla en Francia, uno de los países con menor tasa de reciclaje en Europa.

Las personas no saben cómo reciclar, indica el ingeniero ambiental Abraham Hernández, parte del grupo ecológico Pachamá, colectivo que busca crear conciencia en la población sobre la importancia de llevar estilos de vida ambientalmente sostenibles.

VEA TAMBIÉN: Y, ¿cómo se debe tomar el café?

El reciclaje es importante para rescatar el medio ambiente, sí; sin embargo, comenta Hernández, existe la falsa percepción de que reciclar es la solución de todo el problema ambiental. Para el ingeniero ambiental, reciclar es la última opción de tratar los residuos para aprovecharlos.

Antes del reciclaje, está la reducción y la reutilización. La reducción consiste, básicamente, en utilizar menos recursos (lo que implica que durarán más) y reutilizar se traduce en utilizar los productos de una forma distinta a la que se planteó originalmente para alargar su vida útil.

Según Grupo Pachamá, el 50% de los residuos que se generan son reciclables . Si se desglosa el origen de la basura en Panamá, el 60% proviene de los hogares, y el otro 40% es producto de las diversas actividades económicas e industrias del país. Sin embargo, advierte Abraham Hernández, no todo se puede reciclar.

Correcta disposición

No se trata solo de tirar la basura, se trata de depositarla de manera adecuada intentando que contamine lo menos posible. En un país como Panamá, donde se tiran tantas toneladas diarias de desechos y donde llueve tanto, aproximadamente 7 metros de precipitación anual, la correcta disposición de los residuos es una tarea complicada.

En Panamá existen vertederos, como los que hay en distintos puntos del interior del país, y rellenos sanitarios, como el de Cerro Patacón. El problema con los vertederos es que la basura, simplemente, se tira en el lugar y no se le da un tratamiento adecuado; el problema con el relleno sanitario de Cerro Patacón es que no tiene la tecnología necesaria para procesar los desechos y evitar las emisiones de biogas (gases productos de la descomposición) ni de lixiviado (el líquido que surge de la mezcla de agua con los desechos depositado) que son altamente contaminantes.

Patacón es todo lo que no debería ser un relleno sanitario, comenta el ingeniero ambiental Hernández, es una bomba de tiempo.

A raíz de la mala disposición de la basura, datos de las Naciones Unidas advierten que para el 2050 el 90% de las aves tendrán microplásticos en su organismo. Los peces, crustáceos y muchos otros seres del mar que son utilizados por el hombre como alimento también tienen microplásticos en su organismo. Las consecuencias para la salud humana son graves: Desde distintos tipos de cáncer hasta problemas de desarrollo, malformaciones, abortos, entre otros.

Contaminar las aguas

Otro grave problema es la basura que ni siquiera llega a los vertederos o rellenos sanitarios. Esos desechos, los que se tiran en las calles, en su gran mayoría terminan en los mares y océanos. Según la organización Ocean Conservacy, cada segundo las aguas marinas reciben 200 kilogramos de basura, anualmente 8 millones de toneladas.

La situación se complica aún más si se toma en cuenta que la degradación del plástico toma entre 400 y 500 años.

VEA TAMBIÉN: La renovación forzada de las fábricas de plásticos

La cantidad de basura en los océanos ha provocado la aparición de islas de basura. Son acumulaciones de basura que flotan en los mares. Estas islas afectan profundamente los ecosistemas y merman la biodiversidad, indican expertos. En todo el planeta hay cinco de estas islas.

Colaboración

El Panel Internacional de Recursos de las Naciones Unidas estima que si los países aplicaran una economía circular (aquella donde se prioriza la utilización de materiales vírgenes, así como la emisión de desechos), los desechos industriales se reducirían entre el 80 y 99%, y la emisión de gases disminuiría entre el 79 y 99%.

En Panamá se hacen esfuerzos para mitigar el daño climático a causa del consumo y la actividad diaria del hombre. Habrá quien dice que no son suficientes; sin embargo, comenta el ingeniero ambiental Abraham Hernández, son los primeros pasos para mayores políticas en el futuro.

Por ejemplo, Hernández menciona la Ley 1 del 19 de enero de 2018, la que regula el uso de bolsas plásticas. El ingeniero ambiental destaca lo complicado que ha sido aplicar esa regulación, tanto para el Gobierno como para la propia ciudadanía. Destaca que no se pueden crear e implementar muchas leyes de manera simultánea, porque generaría caos. Es el primer paso para un país más sostenible. Había que dar ese primer paso.

Mas no todo el peso debe recaer sobre las autoridades. Los ciudadanos deben poner de su parte y hacer un esfuerzo. Implementar las tres R (reducir, reutilizar, reciclar) y tomar conciencia de la importancia que esto tiene para el planeta. Comenta Abraham Hernández, que una ventaja que tiene la cultura panameña es esa capacidad de reutilizar las cosas. Hay que trabajar más en reducir y reciclar.

VEA TAMBIÉN: Pruebas de hermeticidad, el ‘cuco de los PH

Los materiales que se pueden reciclar son latas, papel, vidrio, plástico, y materiales orgánicos. En diversos puntos del país existen centros que colectan estos materiales. Incluso, hay centros de acopio que trabajan de lunes a domingo las 24 horas.