Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Mundo - 22/12/18 - 01:15 PM

Curandero brasileño acusado de abuso sexual poseía miles de dólares y esmeraldas

El escándalo, conocido como el "Me too" brasileño, tomó relevancia desde hace unos 10 días con el testimonio de una docena de mujeres a diferentes medios de comunicación de Globo, el mayor grupo audiovisual del país.

El 7 de diciembre, el canal de televisión Globo transmitió los testimonios de varias presuntas víctimas que dijeron haber sido abusadas sexualmente durante años por Joao Teixeira de Faria. FOTO/EFE
  • Río de Janeiro/AP

La policía estatal de Brasil encontró una maleta llena de dinero y esmeraldas escondida en la casa de un supuesto sanador espiritual acusado de abuso sexual por cientos de mujeres.

La maleta fue descubierta el viernes en la casa de Joao Teixeira de Faria en un sótano al que se accede por una trampilla en un armario. La policía en el estado central de Goiás dijo que también encontraron aproximadamente $300,000 en reales brasileños. Por el momento se desconoce el valor de las esmeraldas, además la policía incautó cuatro armas de fuego.

De Faria trabajó durante varias décadas en el Brasil rural como supuesto sanador.

Los decomisos fueron el resultado de un operativo policial desplegado en al menos 20 direcciones vinculadas con el curandero de 76 años en la localidad de Abadiania, en el estado de Goiás, en el centro de Brasil, donde realizaba sus supuestas cirugías espirituales.

En una de sus residencias privadas, las autoridades hallaron tres revólveres, uno de ellos con el número de serie raspado, una pistola y cerca de 405.000 reales ($105,000) en diferentes monedas: euros, dólares, francos suizos y pesos argentinos, entre otras divisas.

VEA TAMBIÉN Michel Temer saca mala calificación en el combate contra la violencia

Esos bienes fueron encontrados en el interior de un falso fondo de armario, en el inmueble del médium, situado frente a una institución filantrópica que el propio Joao de Deus mantenía en Abadiania.

El médium, que alcanzó fama internacional por sus presuntas dotes curativas, se encuentra en prisión preventiva desde el pasado domingo tras entregarse a las autoridades, bajo la acusación de haber cometido abusos sexuales contra cientos de mujeres.

La Fiscalía ha recibido por el momento 506 relatos de mujeres de Brasil y otros seis países (Alemania, Australia, Bélgica, Bolivia, Estados Unidos y Suiza) que aseguran haber sido abusadas sexualmente por él.

En base a esos testimonios, la Justicia decretó su prisión preventiva el pasado viernes, pero solo se entregó dos días después tras una larga negociación con las autoridades.

La defensa del curandero ha intentado revertir la prisión preventiva por otras medidas cautelas, como el arresto domiciliario, pero todos los recursos le han sido negados. El último, este miércoles por el Tribunal Superior de Justicia (tercera instancia).

VEA TAMBIÉN Temporal causa inundaciones en el litoral de La Habana y el occidente de Cuba

En paralelo, la Policía también ha abierto otra investigación por estafa contra el médium por, al parecer, vender piedras preciosas falsas como si fueran verdaderas.

También se le investiga por la retirada, a raíz de las primeras denuncias, de cerca de 35 millones de reales (unos $9 millones) de cuentas a nombre de Joao de Deus, aunque sus abogados alegan que tan solo fue un movimiento entre diversas aplicaciones bancarias.

El escándalo, conocido como el "Me too" brasileño, tomó relevancia desde hace unos 10 días con el testimonio de una docena de mujeres a diferentes medios de comunicación de Globo, el mayor grupo audiovisual del país.

La ingente cantidad de denuncias obligó a la Fiscalía a montar un grupo especializado solo centrado en ese caso. Joao de Deus niega todas las acusaciones.

El 7 de diciembre, el canal de televisión Globo transmitió los testimonios de varias presuntas víctimas que dijeron haber sido abusadas sexualmente durante años por De Faria.

La ingente cantidad de denuncias obligó a la Fiscalía a montar un grupo especializado solo centrado en ese caso. Joao de Deus niega todas las acusaciones.