Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Judicial - 20/9/18 - 12:00 AM

Jerónimo Mejía ignora solicitud para que Medicina Legal revalúe a Ricardo Martinelli

La defensa del expresidente Ricardo Martinelli advierte que el estado de salud y las visitas de los médicos son potestad del juez de garantías, Jerónimo Mejía, quien ahora intenta desvincularse de esa responsabilidad.

El magistrado juez de garantías, Jerónimo Mejía, no concede permiso para que el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses evalúe al expresidente Ricardo Martinelli.

Como una nueva violación a los derechos humanos ha sido catalogado el hecho de que el magistrado juez de garantías, Jerónimo Mejía, no conceda permiso para que el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses evalúe al expresidente Ricardo Martinelli.

La defensa del exmandatario alerta sobre esta nueva irregularidad, luego de que en la pasada audiencia (el martes 18 de septiembre) Mejía se mantuvo inflexible ante la reiterada solicitud de los abogados de Martinelli, para que autorizara la evaluación médica.

En lugar de dar una autorización expedita, como ocurrió en otras ocasiones, Mejía dio espacio para argumentaciones por parte del fiscal del caso de supuestas escuchas ilegales, Harry Díaz.

VEA TAMBIÉN: Inseguridad aumenta en últimos meses de gobierno

Las consideraciones de Díaz, orientadas a la no competencia del juez de garantías en esta tema, fueron refutadas por los defensores de Martinelli, quienes recordaron que la solicitud que hacen ahora es la misma que realizaron el pasado 11 y 12 de junio.

Por consiguiente -sustentaron- no se comprende por qué ahora Mejía se resiste a emitir una decisión concreta.

"Si [Jerónimo Mejía] tenía competencia en aquellos días, ¿hoy por qué ya no la tiene?", cuestionó el abogado Carlos Carrillo.

Por su parte la abogada Holanda Polo, parte también del equipo legal de Martinelli, reconoció que Mejía no tiene competencia para decretar un eventual cambio de medida cautelar con base en el estado de salud del expresidente.

Pero agregó que el juez de garantías sí puede autorizar una revisión médica para corroborar el buen estado de salud de Martinelli, justo lo que se pide.

"El estado de salud y las visitas a los médicos son potestad del magistrado juez de garantías, porque bajo su tutela está el procesado", sustentó la abogada Holanda Polo.

Este tipo de argumentación legal, claramente no fue del agrado de Jerónimo Mejía, quien se mantuvo invariable en su punto: "si de medida cautelar se trata, no estoy en la facultad de dar medidas cautelares", anticipándose a acciones que podrían surgir luego de una revaluación de Medicina Legal.

VEA TAMBIÉN: Ventas en los restaurantes disminuyen hasta un 50 por ciento

Lo cierto es que el juez Jerónimo Mejía decretó un receso hasta el próximo miércoles 26 de septiembre, sin emitir ningún comentario concluyente sobre la solicitud de la defensa para que autorizara una evaluación médica al expresidente Martinelli.

A la salida de la audiencia, Martinelli habló en tono audible hacia los medios: "Miren ustedes si esto no es injusto... ni siquiera quieren que vaya y me evalúe Medicina Forense".

Agregó: "Lo que quieren es matarme. Yo no puedo creer que a una persona que está pidiendo atención médica del Estado no se la permita; esto es injusto", expresó Martinelli.

Datos

Violaciones a derechos: Además de la negativa del juez Mejía, de autorizar una evaluación médica a Martinelli, al exmandatario también se le niegan derechos que no pierde, a pesar de su estado de reclusión.

Trato cruel: En el penal de El Renacer, a Martinelli no se le permite contacto con el resto de los privados de libertad, ni siquiera compartir con ellos en los momentos de acceso a las áreas verdes. Para Martinelli impera una orden estricta de aislamiento, y tiene como único contacto permitido el de sus abogados, lo cual viola los derechos de privados de libertad sin una condena en firme.

Derecho a reunión: Martinelli tampoco puede participar de las misas que se realizan en El Renacer, violando el derecho a reunión religiosa.