Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Judicial - 03/12/18 - 12:00 AM

Insistencia de Jerónimo Mejía es intención prefijada de imponer condena a Ricardo Martinelli

El juez de garantías Jerónimo Mejía ha negado recursos a la defensa para preparar el camino a un juicio desbalanceado, que el propio Ricardo Martinelli calificó en sentido figurado como 'pelea de tigre con burro amarrado'.

Jerónimo Mejía tiene en la mira a Ricardo Martinelli; ya fijó como fecha de juicio el 11 de diciembre. AchivoJerónimo Mejía tiene en la mira a Ricardo Martinelli; ya fijó como fecha de juicio el 11 de diciembre. Achivo

Las últimas actuaciones del magistrado en funciones de juez de garantías Jerónimo Mejía en el caso de los supuestos pinchazos telefónicos, confirman que su objetivo final es condenar al expresidente Ricardo Martinelli.

Mejía ha mantenido una postura inflexible a lo largo del proceso que se lleva en la Corte Suprema de Justicia en contra del exmandatario, negando de manera sistemática todo tipo de recursos, reconsideraciones, autorizaciones para atención médica, y -más reciente- ha negado también testigos y pruebas periciales que la defensa de Ricardo Martinelli necesitaba llevar al juicio.

"Se supone que él es el juez de garantías del proceso, pero en realidad da la impresión de que está enfocado en asumir el rol de un fiscal adjunto", señala la abogada Alma Cortés, parte de la defensa de Martinelli.

Por ejemplo, en las dos recientes audiencias (21 y 26 de noviembre) Mejía negó dos peticiones periciales que eran cruciales para que la defensa demostrara en el juicio oral evidencias de manipulación digital, en las supuestas pruebas que sustentan el caso.

Limitando futuras acciones que pueda ejercer la defensa si se mantiene un llamamiento a juicio en la Corte (a pesar de las advertencias de pérdida de competencia), Mejía negó sendas solicitudes alegando que los peritos José Vega y Alejandro Hernández no cuentan con la idoneidad.

No sirvió de nada el recurso de reconsideración -que también negó- en el que el abogado Sidney Sittón aseguró que el perito Alejandro Hernández sí cuenta con idoneidad y con la experiencia de más de 500 peritajes realizados al Ministerio Público y al Órgano Judicial. Y sobre José Vega se demostró que es miembro de la Asociación Panameña de Peritos en Informática. 

VEA TAMBIÉN: Visita de Xi Jinping busca fortalecer relación entre China y Panamá

El magistrado Mejía tampoco admitió que en el juicio a Martinelli (fijado para el 11 de diciembre) se permitiera la realización de una prueba de lofoscopia, que habría sido útil para comparar las declaraciones del supuesto testigo protegido con la de cualquiera persona que se lleve a la audiencia.

Pese a todas estas explicaciones, Jerónimo Mejía se mantuvo firme en llevar a Martinelli a un juicio bajo sus condiciones.

Competencia

Pero el juez de garantías tiene un último escollo que superar para cumplir sus pretensiones: La discusión de la pérdida de competencia de la Corte para juzgar a Martinelli, quien renunció a su condición de diputado del Parlamento Centroamericano.

"Distinguidos abogados en forma coincidente dicen que la Corte perdió la competencia, algo que desde el 25 de junio se discute, y ya estamos en diciembre, y la Corte ya debe dar un remedio, vía un amparo constitucional", remarcó el abogado Carlos Carrillo, de la defensa de Martinelli.

Competencia

Expectativa: El 29 de noviembre se esperaba que el pleno de la Corte definiera si es competente para seguir juzgando a Martinelli, pero el tema no se abordó. Este jueves 6 de diciembre el Pleno podrá discutir de una vez por todas la competencia. “El retrasar más esta situación sigue teniendo una connotación negativa”, señala el abogado Carrillo.

Sustento legal: Oydén Ortega, magistrado ponente de un proyecto de fallo tras el amparo de garantías presentado por la defensa de Martinelli, sostiene que -en efecto- la Corte debe declinar competencia. Previamente, el magistrado Jerónimo Mejía calificó este argumento como un “disparate”. Pero el abogado y exministro Mario Galindo señala: “Tengo que decir con toda franqueza que la ponencia no es ningún disparate jurídico, está bien sustentada”.