Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Judicial - 25/10/18 - 03:15 PM

Caso David Cosca: Ministerio Público apunta hacia los empleados del hotel El Panamá

El Ministerio Público revisa más de 20 celulares; algunos de los empleados tienen fotos, chats e imágenes relacionadas al supuesto crimen de Eduardo Calderón.

El Ministerio Público investiga a varios empleados del hotel El Panamá por la muerte de Eduardo Calderón. Foto: Adiel Bonilla.

Empleados del hotel El Panamá podrían saber quién y cómo ocurrió el aparente asesinato de Eduardo Calderón, hecho registrado la madrugada del sábado 7 de julio de 2018.

Es el nuevo giro que ha tomado el caso, luego de una audiencia de legalización e incautación de datos, realizada en la sala 16 del Sistema Penal Acusatorio (SPA), en plaza Ágora.

En esa cita judicial se dijo que en el aparato móvil de Kimberly Hudson se encontraron 78 conversaciones de la aplicación Whatsapp, 21 archivos de imágenes y 295 contactos en la lista telefónica, indicó el fiscal de la Sección Especializada de Homicidios/Femicidios, Emeldo Márquez.

El funcionario de instrucción comentó a la prensa local, tras la audiencia, que esas experticias se realizan como parte del proceso, ya que esas personas han sido citadas en calidad de entrevistados.

Lo dicho por Emeldo Márquez fue subrayado por Holanda Polo, la abogada de Hidadi Santos Saavedra, el único sospechoso del crimen.

"Ella (Hudson) era la recepcionista que dijo que los vio pasar (a Hidadi Santos y Eduardo Calderón q.e.p.d) y a los cinco minutos pasó el accidente", expresó Holanda Polo.

La jurista agregó que, tanto en el teléfono móvil de Kimberly Hudson, como en el de otros empleados o entrevistados por el caso, se han encontrado imágenes, chats y videos relacionados al presunto crimen de Eduardo Calderón.

Esa es la razón por la que la Fiscalía Superior Metropolitana lleva a cabo la revisión de más de 20 líneas telefónicas.

Según una fuente judicial, esa requisa minuciosa, se hace porque supuestamente las cámaras del pasillo, donde cayó el cuerpo de Eduardo Calderón, estaban defectuosas el día que este falleció.

Por su parte, los abogados Sarai Blaisdell y Marco Manjarrez declararon a los medios de comunicación que los propietarios del hotel El Panamá así lo manifestaron durante una indagatoria. Eso consta en el expediente.

A ese dato se puede agregar que, durante la última audiencia, del pasado martes 23 de octubre, estuvo presente el apoderado legal del complejo hotelero. También acudió Javier Quintero, abogado del padre David Cosca.

Sarai Blaisdell también contó a este medio que otra recepcionista del hotel El Panamá fue despedida porque ella declaró que unos compañeros suyos limpiaron y pintaron todas las zonas donde había sangre. Que a las 5:30 a.m. del sábado 7 de julio todo había sido extremadamente aseado.

Esa mujer, que llevaba 12 años laborando ahí, contó Blaisdell, le confesó al Ministerio Público que anteriormente han ocurrido muertes accidentales o de otro tipo y que siempre han esperado a las autoridades de investigación judicial, pero que en aquella ocasión se hizo todo lo contrario. Después de acudir a esa entrevista, la joven fue cesada del hotel.

Existen otras presuntas anomalías que han sido denunciadas por Balisdell y Manjarrez. Estas consisten en que los propietarios declararon que en la habitación 48 no se alojó nadie ni el viernes 6 ni el sábado 7 de julio.

Pero en el expediente, se lee claramente que, dos empelados del hotel afirmaron que luego de que el testigo Valentín Calderón les avisara sobre el hecho, ambos verificaron quién se había hospedado en dicho cuarto.

Edwin Anel Trujillo y Juan Cruz, el supervisor del hotel y seguridad encargado de ese momento, confirmaron que la habitación 48 fue separada "por unas religiosas".

Aquella pieza está en la zona conocida como las cabañas y queda justo al lado de la habitación 47, la que fue alquilada por el padre David Cosca para su supuesto ahijado Hidadi Santos Saavedra.

Curiosamente, la misma empleada que votaron tras declarar, narró que era común que el párroco de la Divina Misericordia reservara habitaciones una al lado de otra.

No obstante, David Cosca no es imputado en el caso, aunque sí es confirmado que, en la casa cural donde residía, se encontró ropa con rastros de sangre que fueron llevados al Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses (Imelcf).

Su abogado, Javier Quintero, apuntó que él no conoce los resultados y que podría ser sancionado si habla del tema porque el Ministerio Público les pidió reserva del sumario.

Manjarrez también dijo que el presidente de la República, Juan Carlos Varela, le había asignado un escolta a David Cosca.

Dato interesante es que hace unos días también se realizó la incautación de datos a un supuesto chofer del prelado.

¿Por qué el Ministerio Público tiene interés en el celular del conductor o escolta del cura? Esa respuesta está por resolverse pronto.