Judicial - 23/10/18 - 04:45 PM

Caso David Cosca: Despiden a empleada que declaró que el hotel borró evidencias

La exdependiente del hotel El Panamá declaró que otros empleados borraron evidencias el día que falleció Eduardo Calderón. Agregó que el padre David Cosca era cliente especial.

Caso David Cosca: Despiden a empleada que declaró que el hotel borró evidencias. Foto: Panamá América.
ETIQUETAS: Arquidiócesis de Panamá | David Cosca | Hotel El Panamá | Iglesia católica | Ministerio Público

Una empleada del hotel El Panamá fue despedida tres días después de que esta declarara que la madrugada del sábado 7 de julio, varios de sus compañeros limpiaron y pintaron pisos y paredes donde ocurrió el presunto crimen de Eduardo Calderón.

Durante una audiencia de incautación y legalización de datos del celular de la recepcionista del hotel, Kimberly Hudson, realizada este martes 23 de octubre en el Sistema Penal Acusatorio (SPA), se dieron a conocer más detalles del proceso conocido como Caso David Cosca.

En el aparato móvil de Kimberly Hudson se encontraron 78 conversaciones de la aplicación Whatsapp, 21 archivos de imágenes y 295 contactos en la lista telefónica, indicó el fiscal de la Sección Especializada de Homicidios/Femicidios, Emeldo Márquez.

Según lo expresado por el funcionario judicial, el departamento de informática del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses (Imelcf) va a inspeccionar todos los archivos de ese teléfono para extraer información relacionada al caso.

No obstante, lo que nos llamó la atención fue que se dijo que otra empleada, de la que no se ha revelado su identidad, fue despedida unos días posterior al crimen de Eduardo Calderón.

Ella fue citada por la Fiscalía Superior Metropolitana y en la entrevista declaró que le pareció muy extraño que a las 5:30 de la madrugada del sábado 7 de julio (casi al amanecer) las puertas de la habitación 47, de la habitación 48, y el área donde cayó el cuerpo de Eduardo Calderón, fueron limpiadas y pintadas minuciosamente.

Sarai Blaisdell, abogada del testigo Valentín Calderón, comentó tras la culminación de la audiencia, que esas revelaciones provocaron que los administradores del hotel El Panamá decidieran terminar su relación laboral con aquella mujer.

En su declaración, la presunta empleada agregó que le pareció muy extraño que limpiarán todo de imnediato ya que anteriormente han ocurrido situaciones similares (crímenes, accidentes, muertes accidentales) y siempre se espera que las autoridades realicen el trabajo de inspección ocular y recabación de datos en la escena. Pero que en esta ocasión, los propietarios del hotel "recibieron una orden superior", comentó Blaisdell, sin detallar quién es el responsable de aquella llamada. 

Blaisdell añadió que la mujer despedida tenía 12 años laborando en ese complejo hotelero y que esta le confirmó que era costumbre del padre David Cosca alquilar dos habitaciones contiguas o que estuvieran una al lado de otra, tal como supuestamente ocurrió el 6 y 7 de julio.

Todo lo investigado en esta nota periodísitca coincide con otros testimonios y declaraciones de otros supuestos testigos y del personal del hotel que también fue llamado a declarar sobre el tema en ante el Ministerio Público.

Por ejemplo, la declaración de Edwin Anel Trujillo y Juan Cruz, el supervisor de turno y el seguridad del hotel, respectivamente. Ellos dieron los primeros auxilios a Eduardo Calderón y comprobaron que había sangre en la habitación 48 y en la parte externa de la puerta principal de aquel cuarto.

También verificaron quiénes estaban hospedados en ella. En el expediente se lee lo siguiente: "Procedieron verificar a nombre de quién estaba registrada la habitación 48 y es allí donde se percatan que la misma está a nombre de unas señoras de la iglesia".

Tanto Sarai Blaisdell como Marco Manjarrez mencionaron anteriormente que en el expediente, los propietarios del hotel que fueron entrevistados, declararon que las cámaras del pasillo donde cayó el cuerpo de Eduardo Calderón estaban dañadas el día del hecho.

Manjarrez manifestó que los propietarios del hotel El Panamá también declararon que en la habitacion 48, donde presuntamente se alojaron unas religiosas, no había nadie hospedado ni el viernes 6 ni sábado 7 de julio.

Eso contrasta con lo declarado por Edwin Anel Trujillo y Juan Cruz quienes además de conocer que en la habitación 48 estaban unas monjas, observaron sangre en la puerta de la misma.

La habitación 48 está en el área de las cabañas como se demonina a esos cuartos del hotel El Panamá. Y está justo al lado de la 47, la pieza que fue separada y pagada por el padre David Cosca a Hidadi Santos Saavedra, principal y único sospechoso y detenido de forma provisional por la muerte de Eduardo Calderón.