Has completado el acceso a las 10 notas permitidas por mes calendario, si no tienes una cuenta te invitamos a crearla para que sigas disfrutando del contenido ilimitado de nuestra red de portales informativos.

Te recordamos, no tiene costo.
  • Crear cuenta
Epasa
×
Has leído de 10 notas
permitidas de este mes.
Registrate
y accede al contenido ilimitado de nuestros sitios,
sin costo alguno.
Interesante - 01/2/18 - 12:00 PM

Mujer vivía con cuerpos de familiares muertos esperando que resucitaran

Una mujer escondía dos cadáveres echándoles perfumes y café molido. Un cadáver era el de su hija, muerta hace dos años.

Redacción AP

 

 

El olor fétido escapaba de la casa. Un doctor que acudió a esa residencia se percató de la pestilencia.

 

La propietaria, de nombre Neneng Hatidjah, una mujer de 77 años, se negó dejar entrar al galeno que pasó por allí y sintió el mal olor.

 

Cuando la policía entró al sitio, vio algo espantoso. Dos cuerpos inhertes, el de su esposo que había muerto en diciembre y el de una de sus hijas, fallecida hace dos años.

 

Junto a sus otros 2 hijos, esa mujer puso perfumes en la casa para ocultar el olor de los cuerpos. 

 

La familia en Indonesia los mantenía en dicho hogar con la esperanza de que resucitaran, informó este miércoles la policía local.

 

Cuando la policía ingresó por la fuerza en el domicilio, situado en Cimahi, en el oeste de la isla de Java, los agentes descubrieron los cuerpos en descomposición del marido de Hatidjah y de su hija, cubiertos con ropa.

 

La mujer había esparcido café molido alrededor de los restos humanos, declaró la policía, que también halló decenas de frascos de perfume por toda la casa, situada a unas tres horas y media de carretera de Yakarta.

 

El marido de Hatidjah falleció el pasado diciembre, con 85 años, y su hija murió con 50 años, hace dos.

 

Neneng Hatidjah, quien vivía con sus otros dos hijos, contó que su marido y su hija fueron víctimas de una enfermedad pero que había decidido no enterrarlos con la esperanza de que resucitaran.

 

"Dijo que oía cuchicheos y que si cuidaba los cuerpos volverían a la vida", declaró un portavoz de la policía, Hari Suprapto. Hay una investigación en curso.